Páginas

jueves, 22 de agosto de 2019

Alma (Hace ya algún tiempo)



Hace ya algún tiempo que tú sensibilidad,
hace ya algún tiempo que tus ojos risueños,
recorren a Shakespeare pero esta vez. . .

Sin esa voz en un arrecife,
el mar y mi palabra de soñador
golpean suavemente el salitre de tus besos,
aquellos besos que encendían mi vida,
en este abismo de profundidad,
en cualquier noche maldita, en cualquiera de estos días.

Descendencia de sueños, destino apagado,
enterrado sin celda, tocado por tu mágico cuerpo,
tengo la rabia consumida en versos y borradores,
nutridos y heridos sin haberlos vividos.

Hace ya algún tiempo que tú sonrisa enreda mi delirio,
hace ya algún tiempo que con mi mente una y otra vez te persigo,
eres paz interior, eres el color del cielo en Julio,
eres el hielo que derrite mi fuego en tus labios,
soy la víctima de tanto, tanto cariño extinguido.

Una gota de rocío sobre el césped de tus párpados,
la importancia de tus palabras sin pausa,
la impotencia de tus alas,
sobrevolando esta lejanía, malditas balas,
que aún quedan en el arma letal de ese iris perfecto.

Hace ya algún tiempo que no existe fórmula,
muñeca invencible, al borde de un precipicio,
hace ya algún tiempo que temo realidades,
hundido el murmuro de aquellos gemidos de más a menos,
sendero de alegrías y nostalgia que cada vez que lo intento,
mi mente te persigue y yo, yo sigo sin comprenderlo.

Discípulo de este silencio que habla de ti,
devorado por ausencia de oportunidades y afiladas espinas,
hoguera de promesas donde los dos salimos perdiendo,
completo una vida con el regalo de tu sonrisa.

Despierto agresivo, razón y aceptación en dudas presentes,
dibujo paz y honradez, 
a pesar de tu violencia tan especial y original,
jardín de cólera, tierra eterna, trono perdido,
me niego a pensar, pensar más allá del olvido. . . 

martes, 20 de agosto de 2019

domingo, 18 de agosto de 2019

Vuelta



Después de un verano lleno de emociones, unas alteradas y otras relajadas, he visto amanacer frente al mar, he sentido el sol tumbado en cualquier sitio, he visto a Calamaro fumarse algo prohibido encima del escenario, he visto a Jorge Ilegal puntear su guitarra hasta desfallecer, he engordado mi barriga a base de paellas y vinito rosado, he escuchado tanta música que me he inspirado para todo un invierno, en fin, he disfrutado como un niño sin pensar.
Así que ya es hora de volver a estos mundos virtuales, después de cargar las pilas!

lunes, 24 de junio de 2019

Holidays

Como todos los años por estas fechas, toca desconectar de este mundo virtual un ratito, es hora de ponerse unos pantalones cortos, una camiseta, unas chanclas y disfrutar del sol, de los días eternos y alegres, de esa cervecita bien helada en cualquier terraza, de esa playita tranquila, de tumbarse en la hierba y no pensar en nada, en definitiva, de cualquier plan que nos pueda hacer sentir mejor, que al final, es de lo que se trata.
Os deseo un feliz verano a tod@s!



sábado, 22 de junio de 2019

Formas de pensar




A veces no hay próxima vez

A veces no hay segundas oportunidades

A veces es ahora o nunca

lunes, 17 de junio de 2019

La fábrica del miedo





Instantes de violencia mental,
promesas de olas que navegan sin rumbo,
ojos secos de soledad y lucidez accidental.
Vuelos y emociones asesinas que invaden mi paz interior,
la fábrica del miedo y el temor de unos ojos apagados.
Luz tenue, caricias que mienten, mientras. . . 
Mientras no esperes nada de nadie,
ese nadie que insensibiliza el pensamiento común.
El viajero constante en busca de poemas
enorgullece un tejado mojado que llora,
día tras día, noche tras noche.
Instantes de delirios y oraciones,
sobrevuela pausadamente el hundimiento corrosivo,
desecho de lamentos, trampas y zancadilla al corazón.
Iluminando el diámetro de tu iris
con la absurda ignorancia de pensar quien soy yo
y quien eres tú,
aún amanece sin querer amanecer.
Cada minuto, cada canción y cada movimiento visual,
fusionan una sonrisa falsa y vertical. . . 
¿Dónde está ese arrepentimiento y esa adulta naturalidad?
Cielos y anhelos de sueños,
maravilla incompleta que rescate la fábrica del miedo
junto a cada una de tus cosas,
aquellas cosas tan sencillas, que olvidaste guardar,
mientras el mundo parece oscuro y vacío 
de extrañezas difíciles de digerir.
Alimentado de humo y confusión,
una estrella de mar respira incesante,
como esperando la resaca sin pedir perdón.
Un millón de justicieros ante la infinita 
necesidad de escupir esta amarga agonía,
profundidades del abismo, delirios de un muerto en vida,
quiero masticar el destino en trocitos de ilusión
y beber la sangre que mana en sabidurías de no pensar,
en lo que pueda pasar mañana.
Los años han hecho que las palabras
no sirvan de nada, sólo un olor,
sólo una espina que construye una herida más,
en la fábrica del miedo ante mi insatisfacción,
restos de orgullo, vientos que brindan una salvación,
con la absurda ignorancia de pensar,
quien eres tú y quien soy yo.

domingo, 16 de junio de 2019

Salitre




Te acariciaba el viento de poniente
Te llevó a la arena bañada en salitre
Te acariciaba un marinero en tierra
pero esta vez no era yo.

Te conocí en la Coníl de la Frontera.
Nunca es primavera donde tú creciste.
Sigues teniendo carita de pena
pero no me mires con tus ojos tristes.

Bañada en salitre
flota en la memoria de los día grises
Fumo en la ventana
veo tu silueta sobre el arrecife.

Algunas flores crecen en las dunas
sube la marea y se hacen invisibles
Algunas duermen a la luz de la luna
persiguiendo sueños imposibles.

Bañada en salitre
flota en la memoria de los días grises
Fumo en la ventana
veo tu silueta sobre el arrecife.

Ahora tendré que salir a buscarme
alguien que me arranque de cuajo la pena.
De alguna manera tendré que olvidarte
tengo que olvidarte de alguna manera. . . 




miércoles, 12 de junio de 2019

Embrujada




Hace tiempo que vive en un cuento
Del cual no quiere salir
Encantada, duerme con la almohada
Y se olvidó de reir
Dicen que es la bruja
Con tacón de aguja
Aliada de Lucifer
Cuentan que era estrella
Pero la botella acabó con ella
Hasta hacerla enloquecer
Stop, mi hada, estrella invitada
Víctima del desamor
Sube al coche, reina de la noche
Y olvida tu mal humor
Embrujada, vive encadenada
A un viejo televisor
Y de Samantha, cuentan que fue musa
De algún mediocre pintor
Todo era derroche
Reina de la noche
¡Quién te ha visto y quién te ve!
Cuentan que eras sexy
Rutilante estrella
Pero la botella acabó con tu poder
Stop, mi bruja, con tacón de aguja
Víctima del desamor
Date prisa, envuélvete en la brisa
Olvida tu mal humor
Stop, mi hada, estrella invitada
Víctima del desamor
Stop, mi bruja, con tacón de aguja
Víctima del desamor
Date prisa, envuélvete en la brisa
Olvida tu mal humor
Stop
Stop, mi hada, juegos de venganza
Víctima del desamor
Sube al coche, reina de la noche
Olvida tu mal humor
Stop, mi hada, estrella invitada
Víctima del desamor
Sube al coche, reina de la noche
Olvida tu mal humor
Stop
Uhh stop
Stop
Uhh stop
Stop
Stop
Stop
Stop
Uhh stop
Stop
Stop
Stop

lunes, 3 de junio de 2019

Reflexiones

A veces escribo cosas, y se quedan en eso, en cosas, en borradores, o en algún lugar donde nunca nadie leerá.
A veces nada tiene sentido, y, otras tantas, las cosas que tienen sentido no las entiendo. Pesimismo aparte, convertir en realidad un solo sueño es muy difícil, aunque parezca que las cosas, muchas veces dependen de nosotros, no es así. ¿Qué son los sueños? No, no me refiero, a esos que inconscientemente tenemos al dormir, o al intentar dormir. Describo esos que en nuestra mente, son como un sol que sonríe al pasar y cuando estamos a punto de tocarlo, nos quemamos, débilmente tardamos en curar. Hablo de ilusión, que viene a ser más o menos una esperanza, con o sin fundamento real,  de lograr o de que suceda algo que se anhela o se persigue y cuya consecución parece especialmente atractiva.
¿Difícil también, verdad? Si encontráis la pócima, la fórmula o el secreto, estaré aquí escuchando. . .



domingo, 2 de junio de 2019

La puerta


Sentados en un coche, ruge tu cara en mi pecho, tímidamente, las manos acarician entre suspiro y suspiro tu piel suave. Sublime compruebo tu ropa interior, lentamente la llama se enciende, el fuego de tus caderas navegan hacia un lugar tenebroso.
La noche es tranquila y nuestros cuerpos frente a frente rellenan huecos de pasión, de mutua devoción. . .
Cómplices de una excitación, te susurro al oído que abandones tu sitio y compruebes impetuosa el roce de mi polla con tu sexo, ardiente, intenso, poderoso.
Trasladamos la ubicación al exterior, hierba suave, contención de tus labios en mis labios, con esa mirada que no habla pero dice tanto. Unas escaleras prolongan el viaje hacia una pared de piedra donde una puerta nos espera, madera antigua, luces de coches asustados, miradas incrédulas, tus pechos explotan con un simple beso, con cada recorrido de mi boca rozando tu cuello. Desemboca en ese rincón oscuro tu espalda tatuada ante mí, mis dedos son ladrones que se apoderan de tu cuello húmedo, voluntad exagerada. Entre gemidos inaguantables, cada extremo de la puerta siente tus manos iluminando el vaivén de mis empujones, con tus tejanos rasgando tus rodillas dobladas, pureza ante mí, con esa entrega que te hace ser una oleada de satisfacción insuperable. Gotas de sudor resbalan por los poros, sintiendo que estoy dentro, en es momento inquieto, en ese lugar extraño y excitante, en ese placer donde un encanto de caricias indescifrables, derrite el hielo que nos quema, arde la magia de tus orgasmos. La puerta inquieta tampoco mira, pero sucumbe asustada a tus piernas enredadas de tímidos temblidos, de placer y locura, de amor y complicidad, de instantes mojados, de noche profunda, de mi sexo contaminando tu universo vaginal, de cálida furia, de presión ascendente, de tu éxtasis único, de único éxtasis. . .