jueves, 19 de enero de 2012

De niña a mujer

La voz temblorosa y la piel asistida de emoción, esperaba su momento,
su primera victoria, su primera sesión particular. Cerrando los ojos
e intentando detener los nervios con su saliva espesa, con su lengua
inquieta... La mano se deslizaba continuamente por su culo con el
nacimiento de arco iris rojo silencioso, entre
gemidos y alaridos de placer. Las brasas y el vaivén
de sus nalgas agitadas acentuaba el momento en el que
sus labios vaginales comenzaban a chorrear.
Levantó la mirada hambrienta de sexo y con una súplica dilatada comenzó a ser follada con una torturante lentitud, la respiración agitada y la garganta seca, las palmas de las manos firmes en el suelo como una perra en plenitud descarada, rítmicamente despedía la virginidad a violentos espasmos, hasta  tener el clítoris inflamado...
- Te lo ruego Amo, no puedo más, necesito correrme...

No hay comentarios:

Publicar un comentario