jueves, 5 de abril de 2012

Disciplina inglesa

La historia nos remite a sus primeras apariciones en las escuelas inglesas de Gran Bretaña a mediados del siglo 19.
Es un elemento más del Bdsm sencillo pero imprescindible en una relación D/S, a mi modo de ver. El maravilloso Spanking deriva
de esta practica que puede utilizarse de múltiples formas y con diversos artilugios, a gusto del consumidor.
De forma tradicional o mayoritariamente consiste en dar azotes en las nalgas, con un bastón, una regla de madera,
la palma de la mano, con una vara de bambú, etc...
Las posturas al igual que la herramienta que se utiliza, también puede ser de muchas formas, sobre las rodillas,
sobre una silla o un mueble o mismamente de pie apoyado/a e inclinado/a sobre una pared. El control del
azotador/a suele ser o debería ser absoluto, como en muchas otras ocasiones el sometido/a no marca
mas pautas que las anteriormente mente establecidas como en cualquier relación D/S.
Personalmente creo que se imprescindible esta variante del Bdsm, aunque existen muchos tipos de castigos
y cada cual tiene su forma de actuar...
Como anécdota casi actual, en el año 1994 un joven norteamericano de 18 años fue condenado
a recibir 12 bastonazos por delitos de vandalismo, lo que provocó una gran conmoción
en el país, hasta el punto de tener que intervenir el presidente de entonces Bill Clinton,
aunque finalmente el gobierno decidió mantener el castigo. Como podéis ver y para mi
sorpresa, esta practica actualmente sigue estando en activo para según ellos ajusticiar.

10 comentarios:

  1. Puedes llamarme carca o absolutamente desconocedora del tema BDSM, aunque alguna curiosidad siento, no te creas.
    Pero el dolor, no, no va conmigo.
    En cambio, esta práctica, con las manos, sin bragas, sin azotar demasiado fuerte, mira....puede que le vea su puntillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carca para nada! Cada uno tiene sus gustos. He estado leyendo varias entradas de tu blog y tienes una visión del sexo atractiva-pervertida, ji ji ji. Besos.

      P.D. cuidado que el Bdsm engancha, engancha mucho...

      Eliminar
  2. SI ES QUE HAY LEYES ANTIGUAS QUE AUN SIGUEN EN USO, AUNQUE ALGO OLVIDADAS.
    RECUERDO UNA VEZ QUE UNA PROFESORA ME DIÓ UNA BOFETADA, ME ODIO LE TENGO A ESA MUJER, DEJÉ SU CLASE Y ME CAMBIÉ DE CENTRO, MIS PADRES ESTUVIERON A PUNTO DE DENUNCIARLA, MIRA QUE GOLPEAR A UN CRIO DE PREESCOLAR.

    MIS SALUDOS AMOWHOR!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos ha pasado a casi todos eso que cuentas LORD, eran otros tiempos que quizás, mejor olvidarlos... Saludos.

      Eliminar
  3. Pues yo si que no descarto el spanking dentro de la sexualidad, tiene su lado perverso...no un dolor extremo claro, porque ni que fueramos insensibles, pero dentro de lo permitido y de lo que la pareja esté de acuerdo, perfecto, no tengo problema xD

    Como dices, el BDSM, algunas veces, puede enganchar, sin llegar a ser violento, a mi juicio :)

    Besos gitanos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, yo estoy de acuerdo, se puede relacionar el spanking dentro de la sexualidad perfectamente. Dentro de unos limites, eso siempre. Besos.

      Eliminar
  4. Es mi gran debilidad, lo reconozco, esa descarga electrizante antes, durante y después es simplemente inexplicable.

    En mi opinión lo que puede "enganchar" son determinadas prácticas, las cuales no son inherentes al BDSM. El BDSM es muuuuuuuuuuuuuuuuucho más que cuerdas, látigos y velitas. Y esto lo digo porque hay personas que pueden llegar a pensar que el que les llame poderosamente la atención determinadas prácticas pueda significar que sea dominante, sumis@ o cualquier otro sentir. Y evidentemente no es así.

    Y yo no sé porqué me he "salido por peteneras", jajajaja.

    Un abrazo fuerte y feliz finde 乂⍱‿●乂

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Simplemente inexplicable, tu lo has dicho, creo que la transformación del "dolor" de un azote al placer es un túnel magico...
      Besos princess. Feliz finde.

      Eliminar
  5. Lo cierto es que no lo he llegado a practicar, tengo mis propios juegos con mi pareja, pero no lo descarto. Siempre he tenido curiosidad. Aunque imagino que eso depende mucho del control que se tenga a la hora de practicarlo. Es difícil combinar el dolor con el placer y que a ambos le guste la misma sensación. Es ambiguo, pero interesante.

    Un besito :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, desde mi punto de vista la transformación de dolor en placer es el buque insignea de toda relación bdsm aunque logicamente dentro de cada pareja existe un mundo y estando los dos de acuerdo, no tiene porqué haber ningún problema.
      Gracias white, besos.

      Eliminar