sábado, 15 de septiembre de 2012

A mis 42 años...

Mezclándome entre humo, gente y música accidental, sus ojos oscuros bailaban a ritmo de deseo y emoción,
era la primera vez que veía un ángel moverse así. Realmente estaba confundido,
no sabía si yo la miraba a ella o ella me miraba a mi... Después de cuatro Gin-tonic
y medio gramo de libertad mental me acerqué accidentalmente para enredarme en su pelo
y decirle lo puta que era ella y lo cabrón que puedo ser yo.
Sonreía descarada como una de esas máscaras de carnaval, fijas de movimiento subliminal,
después de mi  arriesgada apuesta ante su hipotética reacción, mi pantalón empezaba a estirarse
más de lo normal y ella lo miraba con un atrevimiento posicional...
Se acercaba lentamente hacia mi a ritmo de una batería ensordecedora
(Billie Jean) y mi felicidad tocaba el cielo con las manos,
a escasos milímetros de su cuello rocé mis dientes a modo de rabia,
deseo y pasión hasta que le susurré al oído:



- Si me quedaran 5 minutos de vida no haría otra cosa que darte lo que quieres.
Noté un cosquilleo en mi boca mientras ella recogía su negra melena para decirme algo,
en esos eternos segundos pensé... "Ahora si me la he jugado"
- Cariño, ya has perdido casi medio minuto...
Mientras me cogía de la mano y caminábamos esquivando a la gente
hacia un reservado, la pista de baile se había multiplicado,
parecía que el mundo se venía en contra de mi o quizás
eran las ganas que no me dejaban ver la realidad.
Abrió una puerta color violeta y entramos en cinco metros cuadrados
con un intenso olor a incienso...
Entre miles de besos que al final chocaban sin dirección,
metí mi mano por dentro de ese leggins negro que ya
había devorado con mi mirada,
a mis 42 años nunca había visto nada igual...

10 comentarios:

  1. Se echaba de menos la excitación inteligente y sugerente de tus palabras.
    Yo tengo un leggins negro, jejeje, llámame.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Excitación inteligente... Nunca lo había escuchado :-) Besos!

      Eliminar
  2. Nunca había visto nada igual... es por lo que vino después, ¿no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto... Al meter la mano por dentro nunca había visto nada igual... Jejeje. Besos Devastiel

      Eliminar
  3. Un encuentro interesante...
    Unos leggis más sugerentes que las palabras, ¿no? jaja

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los leggins son muy muy sugerentes, creo que nunca pasan de moda!
      Saludos Nana.

      Eliminar
  4. Y QUE PASÓ DESPUÉS???
    UNA GRAN HISTORIA, MUY EXCITANTE.
    UN SALUDO AMIGO MIO!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy barajando la posibilidad de una segunda parte... De momento lo dejo para cada imaginación! saludos LORD.

      Eliminar
  5. Yo hubiera escrito que lo que no esperabas encontrar era un pene escondido ja ja ja. Perdona la intromisión, pero me ha gustado el post y ese final abierto je je.
    Gracias por dejarte caer por mi blog y seguirme. Seguiré curioseando por aquí, y prometo no inventarme más finales ja ja ja
    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues te contaré un secretillo... Mi idea era o es esa! Continuar diciendo que es un travesti en toda regla! Gracias por la visita Vol Free, estas en tu casa. Saludos.

      Eliminar