sábado, 10 de noviembre de 2012

Abrigo


Estuvimos hablando durante horas y como casi siempre la conversación nos elevaba a un deseo sublime. Mi posesión siempre era total y su entrega también correspondía
a todos o casi todos sus actos de mi condición de Amo. Mi hambre por ella esa noche exigía alimentarse de su encendida ilusión...
Me decliné porque se pasease por la calle desnuda por dentro y vestida por fuera,
o como ese refrán dice, señorita en la calle, puta en la cama, entonces le ordené que viniera a mi casa solamente con un abrigo largo y debajo, un conjunto y liguero negro,
la verdad, hacía frío esa noche pero mi pensamiento volatilizaba su nombre una y otra vez en mi interior...
 Salió de su casa con las piernas temblorosas y una excitación apropiada para tal encuentro. Durante los 15 o 20 escasos minutos
que duró el viaje, mentalmente venía poniéndose cachonda, muy cachonda, se tocaba el coño mojado y se olía los dedos y se mojaba más aún. Aparcó a escasos
3 minutos caminando de mi casa y venía por la calle a pasos silenciosos pero firmes, pensando en que cumplía una orden atrayente y excitante. Cuando entró en casa y pasamos a una habitación, lo primero que hice fue darle un abrazo a modo de agradecimiento, después me aparté 2 metros y dije... "déjame verte". Llevaba el pelo suelto y en sus ojos se apreciaba un brillo resplandeciente de cariño, entrega y complicidad, ese abrigo de color verde oscuro invernal, se ajustaba a  una cintura chispeante y exquisita. Abrí el abrigo y esa imagen me paralizó, se me mezclaron miles sueños, miles de sentimientos, era, es y será la imagen más bonita de una mujer en su punto de entrega hacia mi. De una manera prácticamente agresiva, la apoyé en la pared de
espaldas a mi y comencé a follarle el coño de una manera brutal, todas esas imágenes que mi mente tenía de su recorrido hacia mi casa desnuda por dentro,
todo ese sentimiento que brotaba de mi corazón a su alma, toda esa dulzura de su entrega en esa noche fría y mágica, estaban ahí, en esa fuerza que salía de mi...

16 comentarios:

  1. Tremenda intensidad...fantástico.

    Un abrazo caballero.

    ResponderEliminar
  2. Sensualidad a flor de piel que debió coronar una velada de goce, entre dos.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Se me han derretido las papilas gustativas!
    Lo otro ya...

    ResponderEliminar
  4. EXQUISITA ENTREGA,,, Y MUY SENSUAL ESA EXPERIENCIA...
    UN SALUDO AMOWHOR!!!

    ResponderEliminar
  5. Excitante,interesante, super ardiente... me encantó tu relato.
    Te dejo un fuerte abrazo, buen comienzo de semana!

    ResponderEliminar
  6. Guau, que excitante y ademas contando tan simplemente, sin florituras que es como me gusta a mi. Besos.

    ResponderEliminar