jueves, 13 de diciembre de 2012

El reencuentro


Después de tres años, todo conducía a una rotura total, por circunstancias de dos vidas, digamos,
juntas y paralelas al mismo tiempo, el fracaso en un principio estaba rodeando nuestras
mentes. Concretamos una cena, no se bien si a modo de despedida, a modo de reencuentro, no sé,
quizás para mirarnos a los ojos y ver que sentíamos, que éramos capaces de soñar...
Como el restaurante estaba lleno, decidimos dejar la mesa reservada para las 23 horas e irnos
a otro bar, a hacer tiempo e ingerir una pequeña dosis de alcohol y rotura del silencio.
Caminábamos y la libertad de las palabras iban cogiendo forma. A veces me pregunto, cuando
recuerdo aquellas conversaciones, ¿Cómo se puede evaporar tanto cariño en tan poco tiempo?
Un poco antes de la hora reservada, ya estábamos allí y la mesa seguía ocupada, lo que nos obligó
a realizar una nueva espera y más alcohol, esta vez en una barra con forma de U, donde la gente
gritaba demasiado este viernes de noche. A las 23 horas ya estábamos sentados, y creo, bastante perjudicados,
la amabilidad del camarero junto a un gran tanto % de complicidad me hacía sentir el rey del
universo. El calentón estaba presente y la cena cada vez importaba menos, el deseo era como
huracán que atravesaba mi pantalón por debajo de la mesa, yo se lo decía y ella se excitaba a pasos agigantados.
Se fue al baño y cuando volvió 3 minutos después se acercó a mi, a modo de secreto y dijo...

- Hice pis y no me he limpiado.

Sabía cual era mi punto débil, sabía que jugaba con fuego, un fuego al que le apetecía
acercarse. Tengo que reconocer que dentro de mi papel de Amo, ese tipo de
provocaciones, interiormente en mi,  me llevaban al Edén,
En ese momento me imaginé sus piernas abiertas y desnudas ante mi
y me volví loco. El pensamiento de una persona cuando le invade un deseo tan extenso es lo máximo
y justo era lo que me sucedía a mi, allí mismo...

- ¿Estas bien? vaya coloretes que tienes!
- Si, aunque mareada y muy excitada.
- ¿Muy excitada? Explícame en que consiste eso... Jejeje.
- Es muy sencillo, mira, entra el alcohol, la conversación y el deseo
  que tengo hacia a ti, estoy completamente mojada. y aún me pone más,
  aquí sentada, que me sube el olor de mi coño hacia mi, buf...

Esas cosas que me decía eran magia y yo era el mago necesario...
El postre nos lo saltamos por la embriaguez contenida y el calentón, gracias
a un aire de mar cantábrico, nos alivió un poco salir de allí y sentarnos en frente
de una playa solitaria.

- ¿Sabes? Me estoy meando otra vez. Y mareada, muy mareada.

Apenas entendía lo que decía puesto que mi mareo era aún mayor, pero al mismo
tiempo, sus palabras me transportaban a la misma imagen, sus piernas abiertas
y sus bragas mojadas...

- Tendré que ir contigo, nunca se sabe lo que puede pasar...

Ahora que lo estoy escribiendo me doy cuenta de muchas cosas... Y entre ellas, que cuando
nos inundaba el mutuo deseo, hablábamos con una facilidad sublime y cómoda.
Yo decía las palabras exactas que ella quería escuchar y al revés era igual,
cada silaba que unían las palabras atrayentes de su boca, me hacía rugir
como un león hambriento con su presa en una actitud totalmente sumisa.
Mis inocentes palabras y su sonrisa delataban una atracción única, pocos, por no decir ningún
momento, superaban esa perversa sonrisa y mis ojos encendidos, atraídos por el imán de su infinito cuerpo.
Después de hacer pis, le dije que no se subiera los pantalones y al lado de un muro de piedra
en plena playa, le acaricié el culo por encima de esas húmedas bragas y era una delicia,
mis manos cumplían el sueño que desde hacía dos o tres horas perseguían. Se apoyó en ese muro
de piedra y sin poder más, saqué la polla y le aparté las bragas, estaba empapada, entraba
como una facilidad pasmosa, como una pista de patinaje en pleno curso.

- Como sigas follándome así voy a tener que correrme, estoy cachondísima.

Entonces me detuve, la saqué y le subí la ropa, no quería que se corriera, no en ese momento.
Me acordé de que en muchas ocasiones, en tantas y tantas conversaciones nuestras, me decía que
antes del orgasmo, unos segundos antes, para ella, esa sensación superaba al propio orgasmo. Incluso haciendo
memoria, recordé que al principio de nuestra relación, cuando el deseo que era un constante,
mis negaciones a sus orgasmos provocaban una pequeño golpe con el puño donde ella alcanzara
y se sumaba una angustia "agradable".
Caminábamos apenas por inercia y a escasos 500 metros vimos un hotel al que no hicimos reparo.
Después de despertar al amable chico de recepción y pagarle, entramos en la habitación y se tiró
en la cama bajándose los pantalones, repitiendo continuamente.

- Fóllame, fóllame, fóllame, fóllame.

Me quedé intacto mirándola, esas palabras viajaban mucho más que una provocación, recordé
también los cientos de mensajes de texto que me había mandado con esa misma palabra,
que repetía hasta la saciedad, cuando
nosotros dos, éramos uno sólo...


20 comentarios:

  1. Me encantó leerte y la imagen me fascinó!
    En este sitio hay un saludo para las próximas fiestas y si gustas pasar... siempre sos bienvenido.

    http://perfumederosasregalosamigos.blogspot.com/2012/12/felices-fiestas.html

    Dejé el enlace en mi último post, estaré unos días de descanso, pero cada tanto pasaré a leerlos, muchos abrazo y felicidades!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Cristina, aprovecha ese descanso al máximo!
      Besos

      Eliminar
  2. Al final resulta ser un entrañable y deseado reencuentro...
    Feliz fin de semana caballero... Saludos.
    DJ.

    ResponderEliminar
  3. Fue un reencuentro, sí, con las emociones, las pasiones que se creían perdidas.
    Pero, dime, ¿no sigue palpable cierta melancolía en ese final? Ese verbo en pasado...

    La foto, hermosa y sensual.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, si existe cierta melancolía, quizás más orgullo que nada...
      Dicen que somos el resultado de lo que hemos sido ;-)
      Saludos!

      Eliminar
  4. UNA HISTORIA SUBLIME Y MUY SENSUAL,,, SE DESPERTÓ LA PASIÓN QUE ESTABA DORMIDA,,, UN REENCUENTRO MUY APASIONADO.
    FELIZ FIN DE SEMANA AMOWHOR,,, UN SALUDO AMIGO!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias LORD, efectivamente, se despertó algo que estaba "dormido".
      Saludos y buen finde.

      Eliminar
  5. Opino como Shadow una historia muy erótica y sensual. Bien descrita. Besos.

    ResponderEliminar
  6. Siguiendo tu recomendacion he probado con la cuenta de google,como decias hay veces que no se sabe plasmar las sensaciones y sentimientos en un relato pero has trasmitido muy bien la pasion del momento y de ese reencuentro, me he sentido una voyeur leyendolo.Un saludo amowhor.....Buen finde.

    ResponderEliminar
  7. Gracias isabel y bienvenida.
    Besos, buen finde.

    ResponderEliminar
  8. Hay momentos y situaciones que sabes como llegas pero no como vas a salir.

    Un abrazo caballero.

    ResponderEliminar
  9. Pues si, y otras veces vas preparado/a de alguna manera y sucede justamente lo contrario. Mundo de locos!
    Saludos princess, buen finde.

    ResponderEliminar
  10. Adorei o blog do Sr.
    Estou seguindo.

    Saudações.

    ResponderEliminar
  11. Un reencuentro que pone los vellos de punta y provoca un deseo insaciable del continuara...
    Espero que lo haya
    Mis respetos

    ResponderEliminar
  12. Hay reecuentros que sellan principios, y el final no me gustaría perdermelo.

    Un asaludo

    ResponderEliminar