miércoles, 1 de mayo de 2013

La espera




Arrodillada en la cama, hundiendo mis uñas en la almohada y colchón,
esperaba su presencia nada casual, como un alimento, como el aire
que respiro para poder vivir. Mi coño se humedecía gratificantemente
por la perversión de mi pensamiento... La orden era escueta y sencilla,
debía estar preparada para su llegada, como a él le gusta, en posición
de perrita mostrándole mi enorme culo para su disposición, enseñándole
mi coño mojado como si sus ojos fijasen la mirada en un escaparate sin cristal,
sin precio, sin que nada ni nadie pueda tener el alcanze, que el deseaba...
Los segundos son eternos y mi mente, imagina veloz miles de situaciones que pueden
suceder en esta habitación con luz tenue y agradable. Mi cuerpo se estimula y mi lengua
recorre los labios que serán besados, incluso utilizados. La espera, tan infinita como
excitante, comienza a burbujearme por dentro, como un animal presa de su celo, cuando...
Escucho la manilla de la puerta que se abre lenta, muy lentamente....

18 comentarios:

  1. El que espera desespera... yo siempre lo digo.
    Eso sí, seguro que mereció la pena. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay "esperas" y "esperas" jeje.
      Saludos Devastiel.

      Eliminar
  2. Esa última lentitud suena más excitante...
    Un placer leerte, te dejo un abrazo, bonita noche!

    ResponderEliminar
  3. He terminado el texto tan ansiosa como la chica que lo describe.
    Me has dejado con ganas de más. De mucho más.

    Muchos besos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo bueno dura poco Nana, o eso dicen...
      Besos.

      Eliminar
  4. ESA ESPERA DESEANDO QUE SE TERMINE PRONTO PARA QUE LO QUE VIENE DESPUES COMIENCE.
    SALUDOS AMOWHOR!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un final excitante para un principio... Excitante también. Saludos LORD.

      Eliminar
  5. Uff esa espera desesperante y exitante me parece muy familiar... Aunque vale la pena la espera, esos segundos son inagotables y esa emocion es genial!
    Besos Señor

    ResponderEliminar
  6. Conozco bien esa situación, es un momento difícil de definir

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, es difícil, cuando uno/a lo siente.
      Saludos Carmen.

      Eliminar
  7. es cierto que cuando deseamos a alguien las esperas pueden ser una dulce tortura....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dulce tortura.... Ese sabor agridulce, jejeje.
      Saludos Juana.

      Eliminar
  8. Con la de tiempo que llevo yo esperando, no iba a poder esperar unos segundos más? Sobre todo para saber si, al oir la puerta, oigo unos pasos que se acercan a mí o a alguien que se marcha dando un portazo.
    La espera tortura y la duda me corroe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre.... Alguien que se marcha dando un portazo, es un pensamiento, ¿Pesimista?
      Ya verás como no es así....
      Besos varios.

      Eliminar
  9. Parece que en esa espera se esconden las ganas de lo que sabemos que va a venir. Un besiño amowhor.

    ResponderEliminar