jueves, 16 de mayo de 2013

La posada




Cayó sobre tu espalda
 la llama de tu pelo,
  y quemó la blancura
   su ondulación de fuego.

     Entre los áureos rizos,
      por el amor deshechos,
      yo vi calientes, húmedos,
       brillar tus ojos negros.

        Sin desmayar, erguidos,
          redondos, duros, tersos,
           temblaron los montones
            de nieve de tus pechos.

             Y de amor encendida,
              estremecido el cuerpo,
               con amorosa savia
                sus rosas florecieron.

                 El clavel de tus labios
                  brindaba miel de besos,
                   y fue mi boca ardiente
                    abeja de sus pétalos.

                     De la crujiente seda,
                      que resbalara al suelo,
                       emergió su blancura
                        tu contorno supremo.

                         Y al impulso movido
                          de ardoroso deseo,
                           se cimbró entre mis brazos
                            y quedó prisionero.

                             Me abrasaban tus ojos.
                              Me quemaba tu aliento.
                               Y apagó las palabras
                                el rumor de tus besos.

                                - Enrique de Mesa -

21 comentarios:

  1. No sólo su boca podría describirse como ardiente esta noche :)

    ResponderEliminar
  2. Que hermoso poema plagado de erotismo y sensualidad, no dejando asi de ser exquisito y delicado =D
    Mucos saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Angela, me alegra que te haya gustado.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Desborda sensualidad Amowhor, es muy bello
    boca, relieves, deseo, cimbrando de amor
    sabes?, me encanta cuando pones el texto así, lo veo muy bello.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El texto es sólo para hacerlo más atractivo.
      Besos Ame.

      Eliminar
  4. MUY SENSUALES ESTOS VERSOS,,, UN GRAN POEMA.
    SALUDOS AMOWHOR!!!

    ResponderEliminar
  5. Cuando la sensualidad se posa en la piel, todo deja de tener sentido, se vuelven latidos y suspiros de miel

    Besos AmoWhor

    ResponderEliminar
  6. muy erótico y muy delicado a la vez...

    ResponderEliminar
  7. Precioso... Sutil y sugerente... Dulce contraste de mis preferidos!

    ResponderEliminar
  8. Se respira erotismo con cada verso y entre cada línea, se lee amor. Me ha parecido un poema muy bonito, a la vez que ardiente. Un buen escritor, sin duda :)

    Un beso fuerte.

    ResponderEliminar