domingo, 3 de noviembre de 2013

El día del no


Nos encontrábamos contrariados, entre el uno y el otro crecían huracanes de desconciertos,
malestares incomprendidos, lágrimas que parecían ser definitivas. A veces en la vida suceden
cosas que por más que pase el tiempo, no llegamos a entender. Y mientras más caminos le buscamos
a ese "porqué" más nos adentramos en un laberinto sin sentido. Así se respiraba el ambiente en casa ajena.
Sus ojos temblaban y se apagaban queriendo ver llegar la luz... Yo lastimaba las esquinas de su alma
con mis palabras, reconozco, inútiles allí y en cualquier lugar.
Su decepción y mi optimismo me empujaron a abrazarla suavemente por la cintura, queriendo fusionar
la suavidad de su sentimiento y mi tacto ya, singular. Apartó la cadera en un sutil movimiento, cosa que nunca
había ocurrido. Nos encontrábamos en la cocina y no entendía muy bien su reacción, quizás tan desconocida
para mi, que me llegaba a incomodar, por esa falta de costumbre. Volví a acercarme y susurrarle al oído:

- Tu dueño quiere usarte...

Su débil y parpadeante contestación:

- Si de algo no tengo ganas, es precisamente de eso, que me folles, pero soy tuya y debo aceptar lo que desees.

La sensación dentro mi, siguió siendo extraña, me quedé pensativo mientras la fuerte lluvia golpeaba el cristal
sin control.
El sabor que realmente yo nunca había experimentado me empujó a subirle el viejo y verde abrigo y
bajarle los tejanos...
Realmente estaba seca, nunca en nuestros casi 4 años de relación había pasado. Le bajé las bragas
y solté el cinturón de mi pantalón en su nalga y su mudez me tenía inquieto...
Le puse la punta de mi polla en su coño y poco a poco, fui metiendo mi polla hasta el final...
Ella seguía absolutamente igual, ni un gemido, ni un sólo ruido, su vació explotaba y apenas se apreciaba
en aquella cocina. Simplemente se limitaba a ejercer de "chica usada".
Así, ella medio reclinada, apoyando una mano en la pared y otra mano en la mesa, dejó que la follara
sin sentimiento, sin magia, sin pasión...
Cuando terminé, ella se acomodó como si no hubiese pasado nada....
Días más tarde, yo seguía dándole vueltas a lo que allí había pasado, quizás por desconocimiento,
por miedo, no lo sabía y quería saberlo...
Después de unos 15 días, por fin inicié una conversación con vistas a llegar a ese día, sin apenas mencionarlo,
me miró a los ojos y dijo:

- Si supieras lo que sentí aquel día, el día del no, me querrías toda la vida...

- ¿Que sentiste?

- Me sentí como una autentica Diosa, haciendo, lo que siempre he querido hacer. Sentirme usada por ti, sentirme
sucia por fuera y limpia por dentro. He pensado en ese día, el día del no, y créeme que me recorre un orgullo
que jamás podré explicar.

No supe que decir... Pero si de darme cuenta. Ella era la mujer de mi vida, una vez más...

24 comentarios:

  1. Pero, ¿de qué vale el NO si la última palabra la tuvo él?
    Admito que es un sentimiento bastante abstracto para mí.
    Es una relación de contradicción y confusión.

    Y debo darte las gracias por el comentario que dejaste ayer en mi entrada. Tienes razón, la vida son etapas, pero hay algunas tan duraderas que al final me agobio. Nunca tiro la toalla, pero al menos permíteme que me agobie jajaja. Y el respeto y la admiración es mutua, gracias.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un "no" seco, que con el tiempo se volvió en un "si" para el asombro de ella.
      Cuando lo escribí era más largo y ella confesaba que incluso se masturbaba pensando en aquella vez que fue utilizada al 100 %. Luego lo reduje para dejarlo así.

      El agradecimiento es mio Nana, por el placer de conocerte, virtualmente. :-)
      Besos.

      Eliminar
  2. Conozco ese sentimiento como mujer, y como de el que soy, asi me siento y es algo que nunca he sabido explicar ... aunque tampoco lo necesito, tengo esa certeza y sientimiento y eso nos basta porque nos hace feliz

    Buena entrada

    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que aún no he conocido a nadie que pueda explicar el sentimiento con una claridad, bien sea sumiso o sumisa.
      Gracias por comentar adis.
      Besos.

      Eliminar
  3. SORPRENDENTE RELATO,,,, JUSTO LO CONTRARIO QUE PENSABA,,, :)
    UN GRAN SALUDO AMOWHOR!!!

    ResponderEliminar
  4. Hay días que se descubren sentimientos tan importantes y bonitos que nos dejan marcados para siempre.
    Bonita historia.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. ....su decepción y mi optimismo me empujaron a abrazarla suavemente por la cintura, queriendo fusionar la suavidad de su sentimiento y mi tacto ... rescato esa parte de tu relato que me internó en la escena.
    Un placer leerte, bella noche!

    PD: gracias por pasar +1

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Cris, el placer es mío.
      Saludos :-)

      Eliminar
  6. Momentos que acarician el alma aunque sea con un "No" rotundo... que luego no es tan "no".

    Un beso, Amowhor... he llegado de rebote a su casa y si me lo permirte me quedaré cerquita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pasa hasta la cocina Liba, estas en tu casa.
      Bienvenida.
      Besos

      Eliminar
  7. ¿Cómo pudo él continuar ante un NO? ¿Cómo lo puede respetar ella después? El mundo está lleno de personas peculiares y de decisiones insólitas.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El "obededer" entra dentro de cualquier relación D/S.
      Ella no dijo un "NO" circunstancial. Simplemente se dejó llevar... Después descubrió que había acertado de pleno.
      Saludos.

      Eliminar
  8. admiro esa entrega en la pareja.... yo creo que no podría, soy demasiado rebelde, cuando me hace enfadar lo mantengo "a dieta" en mi un No es un No

    ResponderEliminar
  9. Pues eso de mantenerlo "a dieta" por hacerte enfadar no creo que sea nada beneficioso Juana.
    Aunque cada pareja es mundo, ya se sabe.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. quizás no sea dieta... sino q enfadada no me apetece....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es una cosa sólo tuya, entonces no digo nada más!
      Besos.

      Eliminar
  11. En ocasiones el alma se duele, sólo no se acomoda, lastima hasta respirar, pero más allá de eso hay un sentimiento de entrega que supera lo que en ese momento siente y sabe que pasada la tristeza está lo verdaderamente importante él y lo que él desea.

    Un beso AmoWhor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto Ame,el sentimiento de entrega está por encima de todo.
      Besos.

      Eliminar
  12. Llegar a esa conclusión es algo precioso. Saber que esa persona es el amor de tu vida...

    Además la suerte del amor mutuo.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada está por encima de eso Misterio :-)
      Besos.

      Eliminar
  13. Despues de la trsiteza ,,se comprende al amor..
    Beso

    ResponderEliminar
  14. Exacto Hanna, eso suele pasar.
    Besos.

    ResponderEliminar