miércoles, 29 de mayo de 2013

En la mesa


El tío era bastante bruto a la del sexo:
¡Carlos! ¡Ya está bien de tanta desconsideración!
¡Exijo, en la cama, al menos, los mismos modos que en la mesa! ¿Entendiste?
Si, claro
¿Entonces?
Querida, ¿Podrías, por favor, pasarme tu coño?


domingo, 26 de mayo de 2013

Miedo (tercera parte)




Tengo el coche a escasos 10 minutos caminando, vamos...

S: ¿Sabes? Me estoy acordando de la pregunta que me hiciste
   el otro día en el Chat, si tenía miedo...

T: ¿Lo tienes?

S: ¿Quieres saberlo? ¿De verdad quieres saberlo?

T: Claro...

S: Es una mezcla de miedo, morbo, tentación...

Nos subimos al coche y me vendo los ojos,
durante el trayecto, de una media hora aproximadamente,
fue tocándome por encima del pantalón, me puso muy muy cachonda...
Paró el coche y me guió hacia un banco donde me puso de rodillas
a su exposición, yo sólo escuchaba el ruido de la naturaleza
y sus tímidos jadeos mientras me acariciaba el culo lentamente.

T: Tienes un culo como a mi me gusta, redondo, explosivo, exquisito...

S: Por favor, ten mucho cuidado, mi culo es virgen...

Carcajeó durante un rato hasta que dejó de hacerlo
bajándome el pantalón y comprobando que realmente no llevaba bragas.
Yo estaba dispuesta a que me follara por donde quisiera, pero con tacto,
con amabilidad incluso, con cariño, aunque ese cariño fuese desconocido.
Me puso la punta de su polla en mi coño y noté que la tenía durísima...

S: Fóllame, no me tengas así, métemela...

T: Estas equivocada, dulcemente te has equivocado...

Me metió la polla en el culo sin mas y sentí un dolor
como nunca lo había sentido, estaba tan nerviosa que llegué
a marearme mientras me susurraba al oído:

T: Esta es tu equivocación, yo sólo lo hago así...

Me follaba como un animal y el dolor había ido decreciendo
pero aún no lo soportaba, quería que se corriera de una vez...

Sacó la polla de mi culo y guió mi cabeza (yo aún tenía los ojos vendados)
para que se la chupara...
Ahora si pude notar que era enorme...
Me lleno la boca con su semen que salía ardiendo...
Se quedó en silencio y caminó unos pasos, imaginé
que iba a limpiarse, a vestirse quizás...
Escuché el ruido del coche como arrancaba y se iba,
yo permanecí en el banco sentada, semi desnuda,
con la cara inundada y decepcionada, pero, no con miedo.

jueves, 23 de mayo de 2013

Miedo (segunda parte)




Se presentó muy amablemente y muy elegante de sport,
tiene unos ojos de color miel que abrillantaban los míos propios.

T: Espero que hayas sido obediente y que no lleves nada debajo...

S: ¿Lo dudas?

Se quedó pensativo unos segundos hasta exclamar: ¡Tomemos algo!

Fuimos caminando hacia un Pub mientras hablábamos de nuestras vidas,
con respecto, con tacto, al mismo tiempo que una mutua atracción
se notaba en el ambiente.
Nos sentamos en unos sofás bajos muy cerca uno del otro...

S: Dime, ¿Porqué esa obsesión de que no llevara ropa interior?

T: Me excita mucho...

S: Te excita pensarlo... Y si llevara ropa interior, ¿Te decepcionaría?

Por un lado de mi apretado pantalón negro metió la mano disimulando y dijo:

T: Sabía que no me decpcionarías...

S: ¿Te excita esto así? ¿El saberlo?

Se puso de pie para ir al baño y noté en su vaquero un
enorme bulto, casi asustaba....

T: Ves, como excita, como me pongo solo de saberlo.

Se fue al servicio y la idea me encantaba, aunque algo me decía que no,
tan amable, tan atractivo, tan educado y al mismo tiempo tan extraño...

T: ¿Nos vamos?

S: ¿Ya? Apenas llevamos 15 minutos aquí... ¿Donde quieres llevarme?

Guiñó un ojo y respondió...

T: Puedo llevarte a lugares donde nunca has estado....

martes, 21 de mayo de 2013

Miedo



Me trasladé a Syldavia por motivos laborales y al
mismo tiempo para poner fin a una vida demasiado...
Aburrida, diría yo.
Esta ciudad es otra cosa, la gente, el olor de sus calles,
la alegre primavera y el sol, por fin el sol!
Mi nuevo trabajo consiste en la facturación y gastos
de una empresa, en una pequeña y coqueta oficina.
No es fácil para una chica como yo de 28 años
dar un cambio tan brusco, pero realmente, es lo
que necesitaba.
Aquí no conocía a nadie y un caluroso sábado decidí
entrar en un Chat...
No sé exactamente que tipo de gente se movía por ahí
y entré con el Nick de "solamentetuya"
Entre las docenas de conversaciones que tenía abiertas
fui descartando una a una hasta quedarme con "tu-temor"
Según decía, 32 años, de complexión normal y era simpático,
en sus letras huía de la vulgaridad...

T: ¿No tienes miedo?

S: ¿Miedo? A que te refieres exactamente...

T: Una chica sola, en una ciudad desconocida, hablando con un extraño....

S: ¿Que debo hacer si lo tuviera?

T: ¿Sinceramente? Arriesgarte...

Cedí, puesto que las 6 horas de conversación me entusiasmaron.

T: Debes ir totalmente de negro y sin ropa interior.

A las 21:00 h puntual estaba esperando en el lugar indicado a "tu-temor"

lunes, 20 de mayo de 2013

Frases


           Avanza... Con los pies en la tierra y la mirada en el infinito

                                       - Anónimo-

jueves, 16 de mayo de 2013

La posada




Cayó sobre tu espalda
 la llama de tu pelo,
  y quemó la blancura
   su ondulación de fuego.

     Entre los áureos rizos,
      por el amor deshechos,
      yo vi calientes, húmedos,
       brillar tus ojos negros.

        Sin desmayar, erguidos,
          redondos, duros, tersos,
           temblaron los montones
            de nieve de tus pechos.

             Y de amor encendida,
              estremecido el cuerpo,
               con amorosa savia
                sus rosas florecieron.

                 El clavel de tus labios
                  brindaba miel de besos,
                   y fue mi boca ardiente
                    abeja de sus pétalos.

                     De la crujiente seda,
                      que resbalara al suelo,
                       emergió su blancura
                        tu contorno supremo.

                         Y al impulso movido
                          de ardoroso deseo,
                           se cimbró entre mis brazos
                            y quedó prisionero.

                             Me abrasaban tus ojos.
                              Me quemaba tu aliento.
                               Y apagó las palabras
                                el rumor de tus besos.

                                - Enrique de Mesa -

domingo, 12 de mayo de 2013

Formas de pensar


                     "Cuando una persona sufre un engaño,
                     se llama locura. Cuando muchas personas
                     sufren de un delirio se
                     llama religión"

                                    - Robert Pirsig -

lunes, 6 de mayo de 2013

La espera (segunda parte)



Se cierra la puerta y entra silencioso, su olor agradable golpea mi sentido común mientras
espero una palabra, quizás dos... Esas firmes palabras que me hacen feliz por haber hecho
las cosas bien, tal y como el indicó... Pero no, sólo sus manos se disponen a acariciar mi
culo y darme pequeños azotes, creo que esa es su respuesta....
Irremediablemente mi coño se moja aún más, y sus dedos resbalan suaves por mi clítoris,
victimas del río mental que anteriormente, interpretaba mi imaginación en forma de sueño,
este sueño que ahora realidad, me tiene a punto de estallar...De vez en cuando,
con una de sus manos, me acaricia los pezones para comprobar su dureza, de vez en cuando
mete los dedos en mi coño y en mi boca para mi propio auto resultado, con una ganas terribles
de correrme, al intentar iniciar la frase de una suplica para desahogar todo este cúmulo
de fantasías encontradas... Me da un golpe fuerte y seco con la palma de su mano
en mi culo, mientras susurra... "Vamos correte"
Desde que acabó de decirlo hasta que empecé a correrme pasaron escasas décimas de segundos,
las mismas que tardó en poner su boca en mi coño para, con su lengua, terminar el proceso de mi
satisfacción.

miércoles, 1 de mayo de 2013

La espera




Arrodillada en la cama, hundiendo mis uñas en la almohada y colchón,
esperaba su presencia nada casual, como un alimento, como el aire
que respiro para poder vivir. Mi coño se humedecía gratificantemente
por la perversión de mi pensamiento... La orden era escueta y sencilla,
debía estar preparada para su llegada, como a él le gusta, en posición
de perrita mostrándole mi enorme culo para su disposición, enseñándole
mi coño mojado como si sus ojos fijasen la mirada en un escaparate sin cristal,
sin precio, sin que nada ni nadie pueda tener el alcanze, que el deseaba...
Los segundos son eternos y mi mente, imagina veloz miles de situaciones que pueden
suceder en esta habitación con luz tenue y agradable. Mi cuerpo se estimula y mi lengua
recorre los labios que serán besados, incluso utilizados. La espera, tan infinita como
excitante, comienza a burbujearme por dentro, como un animal presa de su celo, cuando...
Escucho la manilla de la puerta que se abre lenta, muy lentamente....