domingo, 19 de enero de 2014

La primera vez


Nos había vuelto a juntar varias circunstancias de la vida,
especialmente laborales.
Después de una tímido y alcohólico acercamiento juvenil,
siempre nos contagiaba el buen royo,
una mezcla de amistad, cariño y complicidad.
Verdaderamente sus ojos eran mi óptico y chivato filosofal,
brillaban con una dulzura singular, muy singular.
El aprendizaje de ser feliz con sólo sentarme en cualquier piedra y mirar.
Existía una atracción de días, de meses, me atrevo a decir de años.
Poco a poco el morbo se fue instalando en las puertas de nuestros deseos,
después de largas horas a través de un messenger que salpicaba erotismo y emoción,
a través de miradas conscientes de fusiones y fuegos artificiales,
la noche, por fin, llegó...
En un salón oscuro por necesidad, nos sentamos en el sillón a hablar
de la vida, de extraños seres que nos rodeaban casi sin querer,
mientras yo murmuraba en otra dirección...

- Cuando vamos a hablar de ti y de mi.

El cariño de vez en cuando nos acercaba,
me mostraba con su sonrisa la línea que yo debía seguir,
mientras ya, los besos explotaban entre destellos de aceleración.
Mi corazón caminaba más rápido de lo normal por sus labios,
suaves e inquietos, sonrientes cuando se atrevían a pronunciar...

- Me encantas, eres muy especial.

Acaricié sus pupilas con mi mano y besé su boca otra vez,
cerrando los ojos y soñando por ml veces, es decir,
cumpliendo el sueño que un millar de veces había dibujado en mi mente,
durante noches y días, durante días y noches.
Nos levantamos para dirigirnos a la habitación,
mientras ella bromeaba entre una serie de nervios y dientes intermitentes.

- Ah! Creía que sólo me habías traído aquí para hablar.(risas)

Reconozco que esa frase unida a esa sonrisa cogiéndome la mano,
es un retrato que llevo grabado y morirá conmigo,
es uno de esos momentos que jamás derrite el tiempo.

Nos tumbamos en la cama....
Y, entre blindajes abiertos de deseo,
entre el iris de sus ojos encendidos,
entre la osadía de besar su cuerpo hasta enloquecer,
así comenzó todo, así fue, la primera vez...


20 comentarios:

  1. acariciar las pupilas con las manos ... cuando nos mira y nos penetra el alma ...

    es cuando se desea y se ama infinitamente ...

    bello relato, besitos para tu dia

    ResponderEliminar
  2. suena interesante!! que tengas un lindo dia

    ResponderEliminar
  3. UNA MARAVILLOSA Y ESPERADA PRIMERA VEZ.
    SALUDOS AMOWHOR!!!

    ResponderEliminar
  4. Pues debió de ser preciosa porque todos los prolegómenos avisan de ello. Hay ganas y deseos... Y una complicidad de antiguo.
    Besos de Pecado.
    PuramenteInfiel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, efectivamente cuando las ganas y el deseo se fusionan.... Todo "arde".
      Besos.

      Eliminar
  5. las primeras veces son maravillosas. ... esa expectativa, ese deseo. ....

    ResponderEliminar
  6. Ahhh!
    Los besos primeros, el primer tacto piel-piel, las primeras sensaciones sentidas/causadas...

    Exquisita reconstrucción.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Sentir a la otra persona por primera vez.... Su piel, su calor...

    Me ha gustado muchísimo, he podido sentir la delicadeza, el ansia, la pasión... Genial, genial!!

    Mil besinos :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una sensación única y que no se olvida jamás Haydeé.
      Besos.

      Eliminar
  8. Hace mucho tiempo que no experimento nada parecido, por lo menos desde los 16, y has conseguido llevarme hasta ello otra vez. Por suerte (o por desgracia) fue algo muy parecido, después de años esperando a atrevernos, ocurrió por si solo.
    Si es que solo puedo decir que me ha encantado por el mero hecho de transportarme a un pasado tan bueno como el que disfruté con mi ex-pareja.
    Precioso el texto, en serio.

    Muchos besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Nana.Intenté plasmar lo que ocurrió, sin mas. :)
      Besos .

      Eliminar
  9. Has recordado los mariposas en el estómago de los quince años...

    ResponderEliminar
  10. Ainssss la primera vez, ni la recuerdo, pero lo que si recuerdo perfectamente es que no resultó como mi segunda primera vez...

    Con respecto a las mariposas os puedo asegurar que a veces vuelven... incluso el aleteo de sus alas es mucho más intenso, lo complicado es mantenerlas ahí. ;)

    Saludos Amowhor
    hide

    ResponderEliminar
  11. Yo no tengo tan claro que ese "aleteo" sea más intenso.... Aunque cada uno habla desde su propia experiencia.

    Saludos :)

    ResponderEliminar