jueves, 1 de mayo de 2014

El cetro de Ottokar


Un dibujo en tus labios, singular,
 pues sabes, no soy buen dibujante,
  no soy nada, ahora no soy nadie...
   Aunque fui el rey que empuñó el cetro de Ottokar.
    Un susurro que estimula aquella forma de hablar
     y multiplicar el tiempo por un beso...
      Cualquier lugar en una decisión errada,
       (mientras cedo a tu lejanía a un cuerpo extraño)
        mi pensamiento es un jodido lento que nunca tiene razón.
         Un castillo de anhelos,
          una sonrisa en el lanzamiento del pasado a mi alrededor,
           si sólo quedan palabras que nadan entre victimismo y complicidad,
            pues sabes, no soy un buen navegante...
            Aunque un día fui ese alguien, que empuñó el cetro de Ottokar.
             Dos anuarios y el sucedáneo de tus caricias arrancadas
              en exageradas gotas de inmortalidad,
               tus piernas temblaban, mis ojos lloran...
                Y yo, que no acostumbro a los días estando sin ti,
                 me fumo las cicatrices en sorbos de rendición.

12 comentarios:

  1. Que preciosidad ..porque cuando se ama
    es dificil olvidar ..
    " me fumo las cicatrices en sorbos de rendición " bello y mas

    besitos feliz dia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias cora, me alegra que te haya gustado :)

      Eliminar
  2. Ainsss AmoW tus letras hoy erizan mi piel por los sentimiento bellos que puedo intuir tras ellas pero también arrugan mi alma por el mismo motivo... Yo ando en algo parecido, muy parecido a tu poema, se hace tan difícil estar sin esa persona...

    Te dejo mil besinos y un abrazo bien grande :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto Haydeé, aunque esa dificultad (mientras exista sentimiento) nunca se ha, de dar por perdida :)
      Besos!

      Eliminar
  3. AÑORANDO Y RECORDANDO,,, SENTIMENTALES VERSOS.
    UN GRAN SALUDO AMOWHOR!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es amigo, en esta ocasión.
      Un saludo, feliz puente.

      Eliminar
  4. Los sentimientos de añoranza se disfrazan de muchas cosas para que duelan menos pero el fuego quema, y quema desde dentro hacia afuera como un cetro condenado sobre un altar sacralizado. Nunca te rindas aunque esa ausencia, por el motivo que sea, exista. Tenemos que pensar en lo que nos ha aportado su presencia. Y si el resultado es positivo, entonces, coge un cuelgue por haberte fumado la victoria.
    Besos de Pecado.

    ResponderEliminar
  5. El anhelo de lo que se tuvo es como una mochila con la que siempre nos toca cargar...recordando momentos mejores y sensaciones sentidas...no podemos huir de ello...solo llevarlo con nosotros...
    Preciosas tus letras Amowhor...ese " y yo, que no acostumbro a los días estando sin ti.." dice tanto...
    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Amando, en realidad se trata de encontrar la "medicina"
      Besos!

      Eliminar
  6. Anhelos... que triste.

    Un beso y una sonrisa :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Tatuada, viniendo de ti, valen el doble! O el triple!

      Eliminar