domingo, 12 de octubre de 2014

Letras desde el infierno ( capítulo V )


A veces creo delirar al recordarte, hoy en el patio,
el sol me cegaba y recordaba, tus palabras, tus abrazos...
Sin embargo mis frases sólo fantaseaban, como si no tuvieran
un recorrido final. Es el mismo sol que aquella tarde de otoño
nos hizo dirigirnos al parque. Aquel tan grande, donde ese 
intenso olor a azahar se mezclaba con tu sonrisa, casi inocente,
casi inaudita...
Nos tumbamos en una gran toalla para pagar mi deuda, si, aquella
que te debía, darte 500 besos, ni más, ni menos! Creías que era una broma,
creías que no lo haría, mi juvenil atrevimiento era un alto tanto por ciento
de nuestra complicidad. Las caricias en entrelazaban como regalices de colores,
el sol también tocaba tu espalda junto a mis manos, tu cuello era mi destino,
empezaste a soñar, empecé a contar... 1,2,3...

18 comentarios:

  1. Un tanto a recuerdar lo que hemos tenido de bueno.....hay que contar hasta que los recuerdos se vuelvan a hacerse verdad.

    ResponderEliminar
  2. Buaa.... 500 besos en un parque.... yo también me pongo nostálgica...
    Un beso¡¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 500, ni uno más, ni uno menos, jajaja.
      Beso!

      Eliminar
  3. Me llama la atención el infierno de este hombre y la fuerza que él tiene. A pesar de tantas sombras, los recuerdos le mantienen vivo pero también le restan la fuerza necesaria para crear espacio para cosas nuevas porque, algún día, esas sombras se harán luz.
    Besos de Pecado.

    ResponderEliminar
  4. Este recuerdo me ha parecido, dentro del sufrimiento que al protagonista le produce, algo dulce y bonito.
    Cuánto más leo esta historia, más se me encoge el estómago solo de empatizar con este muchacho.

    Muchos besos ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad, en este caso, puede ser hasta romántico :)
      Besos!

      Eliminar
  5. Con tus letras hasta me he imaginado ese parque, no ficticio, sino real... 500 besos y sus quinientas sensaciones, sus quinientas sonrisas y quinientos suspiros... cómo no va ese hombre a recordar ese momento?
    Hoy me ha transmitido fuerza... y luz... será por el parque que está muy bien situado!! :)

    Muchos besinos grandes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay momentos, efectivamente, que jamás se olvidan :)
      Besos!

      Eliminar
  6. estoy seguro que saldar aquella deuda resultó delicioso.

    Un abrazo.
    efe

    ResponderEliminar
  7. yo quiero que me paguen una deuda asi......

    ResponderEliminar
  8. Deudas así cualquiera las quiere contraer, sobre todo si es consentida, y cuando termine de cobrarla estará contenta por partida doble, por el placer sentido y por el gusto recibido jeje.
    Besos .
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, satisfacción total por ambas partes.
      Besos!

      Eliminar
  9. Deudas que da gusto pagar...

    Besos: 3

    ResponderEliminar