viernes, 24 de enero de 2014

Frases


               "Comprendo que la mentira es engaño y la verdad no.
                Pero a mi me han engañado las dos"

                                     - Antonio Porchia -

domingo, 19 de enero de 2014

La primera vez


Nos había vuelto a juntar varias circunstancias de la vida,
especialmente laborales.
Después de una tímido y alcohólico acercamiento juvenil,
siempre nos contagiaba el buen royo,
una mezcla de amistad, cariño y complicidad.
Verdaderamente sus ojos eran mi óptico y chivato filosofal,
brillaban con una dulzura singular, muy singular.
El aprendizaje de ser feliz con sólo sentarme en cualquier piedra y mirar.
Existía una atracción de días, de meses, me atrevo a decir de años.
Poco a poco el morbo se fue instalando en las puertas de nuestros deseos,
después de largas horas a través de un messenger que salpicaba erotismo y emoción,
a través de miradas conscientes de fusiones y fuegos artificiales,
la noche, por fin, llegó...
En un salón oscuro por necesidad, nos sentamos en el sillón a hablar
de la vida, de extraños seres que nos rodeaban casi sin querer,
mientras yo murmuraba en otra dirección...

- Cuando vamos a hablar de ti y de mi.

El cariño de vez en cuando nos acercaba,
me mostraba con su sonrisa la línea que yo debía seguir,
mientras ya, los besos explotaban entre destellos de aceleración.
Mi corazón caminaba más rápido de lo normal por sus labios,
suaves e inquietos, sonrientes cuando se atrevían a pronunciar...

- Me encantas, eres muy especial.

Acaricié sus pupilas con mi mano y besé su boca otra vez,
cerrando los ojos y soñando por ml veces, es decir,
cumpliendo el sueño que un millar de veces había dibujado en mi mente,
durante noches y días, durante días y noches.
Nos levantamos para dirigirnos a la habitación,
mientras ella bromeaba entre una serie de nervios y dientes intermitentes.

- Ah! Creía que sólo me habías traído aquí para hablar.(risas)

Reconozco que esa frase unida a esa sonrisa cogiéndome la mano,
es un retrato que llevo grabado y morirá conmigo,
es uno de esos momentos que jamás derrite el tiempo.

Nos tumbamos en la cama....
Y, entre blindajes abiertos de deseo,
entre el iris de sus ojos encendidos,
entre la osadía de besar su cuerpo hasta enloquecer,
así comenzó todo, así fue, la primera vez...


martes, 14 de enero de 2014

Noche


- Ella: La luna muestra el placer del arrebato.
- El: El brillo de tus ojos se compone de magia y atraccción.
- Ella: Tu siluesta refleja la armonía de la noche mientras te diriges hacia mi.
- El: Camino por el instante y poder que me pertenece...
- Ella: La agitación se apodera de mi cuerpo
         al recoger de mi centro el néctar con tus dedos
- El: Mis manos susurran e imantan la dulzura de tu cuello.
- Ella: Sueltas un vaho hilvanado que da inicio en mi nuca
         y desciende por el medio de mi espalda (suavemente)
- El: Suspiro lentamente para que sientas mi deseo mezclado en tu deseo.
- Ella: Siento tu fuerza, cuando con firmeza me posees,
         me penetras, estoy sometida a tu voluntad...
- El: Mar adentro, donde nadie puede nadar.
- Ella: El ardor se dispara al recibir de tu cuerpo el amanecer de tu alma.
- El: Entre besos encendidos de sol y mañana....

       

viernes, 10 de enero de 2014

Formas de pensar.


            Solía pensar que la peor cosa en la vida era terminar solo.
            -No lo es-
            La peor cosa, es terminar con alguien que te hace sentir solo.

                                     - Robin Willians -
           


domingo, 5 de enero de 2014

Diario de un pervertido (Vis a Vis)

Fui conducido a prisión por motivos que no vienen al caso y a las dos semanas de estar allí dentro,
me concedieron el primer vis a vis. Vino a verme Lucía, un amiga de toda la vida y con la
que, en nuestra juventud, habíamos tenido algún rollete, nada más allá de unos
tímidos besos y magreos.

- ¿Como estas Andrés?
- Bien, no me acostumbro y eso que aún me quedan aquí 6 meses!
- No te preocupes, yo vendré a verte a menudo, siempre que nos dejen.
Mientras decía eso, sonreía de una forma provocativa, o quizás era mi mente
perversa y salida. Creo más en la segunda opción, en 15 días aquí dentro
apenas me he masturbado 10 o 12 veces.
Sentada en la cama de mi celda, hablábamos, recordando viejos tiempos, ellas
cruzaba las piernas una y otra vez, aparentemente inquieta...

- ¿Estas nerviosa? ¿Ocurre algo?
- Pues no estoy del todo cómoda, como comprenderás... Pero tranquilo.
- Es normal Lucía, es un sitio horrible para charlar, pero es lo que hay,
 quítate el abrigo, seguro que estas más a gusto.
Instantáneamente se quitó el abrigo y llevaba una jersey negro apretado.
- ¿Te gusta lo que ves?
En cuanto me dijo eso, sin mediar, me acerqué a la cama en la que ella estaba sentada
y empecé a tocarle las tetas por encima de ese jersey tan provocador.
- Espera que me lo quito y así podrás tocarme las tetas como tu desees.
Me puso muy caliente, mientras yo le rozaba los pezones con mi paquete y ella susurraba.
- Ufff, esta situación me pone cachonda, muy cachonda...
Me bajé el pantalón y mi polla saltó automaticamente a su boca hambrienta...
- Andrés, déjame que me coma esta maravilla...
Abrió la boca y empecé a meter mi polla lentamente, la sensación
de sus labios al paso de esta era increíble, cuando llegué al fondo,
para mi propio asombro, el placer era infinito...
RINGGGGG RINGGGGG RINGGGGG Los 30 minutos del vis a vis habían terminado.


jueves, 2 de enero de 2014

Cuestión


                     El alimento del amor... ¿Está en el colchón?