jueves, 27 de febrero de 2014

Formas de pensar


                  En España, si cada iglesia hubiese sido un colegio,
                  cada catedral una universidad,
                  y cada cura un maestro,
                  hoy seríamos la primera potencia mundial.

                                       - Twitter -

martes, 18 de febrero de 2014

Formas de pensar


   "Tan sólo existe una forma de depravación humana: carecer de metas"
                                        - Ayn Rand -    

domingo, 16 de febrero de 2014

Un día en la playa



Apenas apoyé mi cabeza sobre la arena y allí estaba ella,
tan natural, tan exquisita, con tanta belleza acumulada
en su cuerpo caliente, víctima del sol. Habíamos pasado
algún tiempo enfadados por circunstancias de la vida,
verdaderamente, ninguno de los dos teníamos culpa de
lo que había sucedido. Lo importante es que estábamos allí,
a pesar de la demás gente que acompañaba la tarde, yo no
dejaba de mirarla, la miraba como un deseo se lanza al
precipicio de ser cumplido.
Noté que existía una barrera de respeto entre nosotros dos,
de vez en cuando, yo decía algo, e intentaba robar sus suspiros
con mi descarada e incompleta astucia mental, mientras ella, hablaba con
la demás gente.
Su cuerpo era un imán para mis ojos...
Su cintura se reflejaba en mi lengua encendida...
Sus ojos eran el sol que me iluminaba en aquella tarde...

- Me voy al agua! Hace un calor! - Dijo, entre sonrisas

La verdad es que a pesar de su top-les, yo miré hacia otro lado,
por no dar la nota y ser descarado. Cuando, pasaron 5 minutos de reloj,
me decidí a entrar en el agua yo también.
La orilla se tragaba la dificultad de mis pasos en busca
de mi deseo, de su deseo, de mi cariño, de su cariño.
A escasos 15 metros de ella, me quedé mirándola una vez mas,
me sentí afortunado por la simple razón de haber estado con una persona así,
sentí que me recorría una auto-envidia enloquecedora...
Extendió sus brazos en forma de cruz para flotar boca arriba,
para que el sol la llenase de paz y felicidad,
para que el aire cantábrico la cubriese de libertad...
Esa imagen fue la que delató a mi sentimiento,
cerré los ojos y pensé:
Lo tengo que volver a intentar...
Mi vida se termina cuando tu no estas...

miércoles, 12 de febrero de 2014

Un hombre en el espejo


Un hombre en el espejo,
 un paraíso de sueños y complicidad,
  un gramo de cariño en tu cuerpo encendido,
   un amanecer que eleva la sencillez de las palabras,
    llevo el brillo de tu mirada a cada rincón de mi alma.

     Un hombre en el espejo al límite de tu ausencia y mi dolor,
      buscándote entre canciones y sensaciones,
       entre alegres girasoles y semillas de jazmín,
        el sonido de tu carmin empolvando junto a mi...

         El reflejo de tus ojos se tizna en el aire que respiro,
          buscándote entre rincones e intenciones,
           te extraño en el vacío más singular
            que un hombre en el espejo,
             pueda sentir, intente dejar atrás...

              El mar se enfada y tus palabras avanzan,
               y así se derraman los días
                sin tu licor para naufragar eternamente...


sábado, 8 de febrero de 2014

Amigos

Un tipo llega a su casa inesperadamente y encuentra a su mujer en la cama,
desnuda y empapada en sudor.
- Laura!!! Cariño!!! Que te pasa???
- Estoy teniendo un ataque al corazón... Dice ella con voz entrecortada
- Quédate tranquila mujer que voy a llamar a un médico.
Al salir de la habitación para ir al salón a llamar por teléfono,
setropieza con su hijito de dos años, que lo mira y balbucea:
- Coco papá!!! Coco en el armario!!!
El tipo regresa al dormitorio, abre el armario y se encuentra a su mejor amigo,
totalmente desnudo.
- Eres un hijodeputa sin sentimientos! Mi mujer con un ataque al corazón
y tu ahí asustando al niño!



martes, 4 de febrero de 2014

Diario de un pervertido (Centro comercial)


Nunca os he dicho que me excitan mucho los perfumes, recuerdo que
en mis tiempos de jovenzuelo rondaba la zona de perfumes y probadores
de los centros comerciales para "hacer de las mías"...

Me encontraba tedioso un sábado de frío y lluvia y decidí
"volver en el tiempo atrás", con la sana intención de masturbarme.
Llegué muerto de frío al Corte Inglés y enseguida entré en
calor al ver la zona de probadores abarrotada, creo que he escogido un buen día,
estamos en rebajas y esto está a tope.
Mi primera "victima" fue una mujer de unos 32 años rubia y delgada, me llamó
la atención la apretadísima falda que llevaba puesta, le hacía un culo delicioso,
de arriba vestía una blusa blanca semi-transparente, con unas medias de rejilla y sus tacones confirmaban
mi sospecha: Es una ejecutiva. Me ponen cachondísimo, quizás esa mezcla de clases
sociales a la hora de follar me excitan, no hay nada mejor que verla a ella
y verme a mi...
En fin, decidí vigilar el probador al que ella acudió y después de salir ZAS!!!
Allá voy, aproveché que apenas nadie me veía y entre para ver que podía encontrar.
Había un olor a un perfume como de frambuesa pero muy tímido, me gustaba...
Miré al suelo y mi sorpresa fue que había una cartera, una especie de monedero pequeño,
lo cogí y era una billetera con 20 Euros y un carnet de ella para entrar
en unas instalaciones deportivas, me fui de allí y ya en la calle comprobé que en el reverso,
tenía su dirección.

- ¿Hola?
- Hola buenas tardes, mira. he encontrado esta pequeña cartera en la calle, al lado del corte inglés.
- Ah si!!! Creí que lo había perdido, pasa, entra a casa.
 Entré tímido y sonriente...

- Muchas gracias, no se como agradecértelo, me has librado de un trámite odioso.
- No se preocupe, no es ninguna molestia.
- No me tutees, por favor! No soy tan mayor, jajaja. Me llamo Lidia ¿Y tu?
- Yo Andrés.
- Pues encantada Andrés, la verdad no se cono agradecerte...

Aún llevaba la misma ropa que en el centro comercial y tenía cara de buena
persona, decidí confesarme...

- Mira Lidia, la verdad es que encontré la cartera dentro del probador
donde estuviste, soy un poco morboso y fetichista, te vi entrar y
a continuación entré yo, para ver si habías dejado algo, algún olor, etc...

- Vaya vaya vaya, así que Andresito el fetichista...

Dijo, acercándose a mi de una manera atrevida y amenazante.

- Si, lo siento Lidia, perdona si te he ofendido.

Alzó las cejas al mismo tiempo que murmuró:

¿Quieres que te lo agradezca como a ti más te gusta?

Me cogío por el pelo suavemente y me obligó a sentarme en el suelo,
se subió la falda mientras me levantaba la cabeza, no llevaba nada debajo
de aquella falda tan apretada, me puso en coño en mi boca y estaba empapado,
empecé a lamer como un loco mientras mi polla se ponía a mil, ni en mis
mejores sueños hubiera imaginado algo tan morboso. Al mismo tiempo que sus gemidos
me complacían, porque sabía que lo estaba haciendo bien...
Se apartó mientras dijo:

- ¿Te gusta? Se sincero Andrés.

- Me encanta Lidia, me has puesto muy muy burro.

- ¿Esto es lo que buscabas en el centro comercial? ¿ Un coño así?
  Pues lo has conseguido!

Mientras decía esto último me levanataba y poco a poco me empujaba hacia la puerta.

- Lidia... ¿Así me voy a quedar? ¿Así te vas a quedar?

- Andrés, en la vida, como en todo hay que saber lo que se pide y lo que se quiere.

Pegó un portazo que me retumbo la cara entera, bajé las escaleras del edificio
aún empalmado y pensando en esa reacción tan, tan extraña.


domingo, 2 de febrero de 2014

Cuestión


Como vas a ser feliz, con alguien que te trata como a una persona normal

                                      - Oscar Wilde -