sábado, 29 de marzo de 2014

Frases


        - Si no escalas la montaña, jamás podrás disfrutar del paisaje -

                                   & Pablo Neruda &

sábado, 22 de marzo de 2014

Bdsm - Arte

Partiendo de la base de que cada práctica del bdsm en una relación D/S
tiene un significado mucho más profundo del que se pueda ver desde afuera,
por todo lo que conlleva, todas las prácticas utilidades y variedades,
el bdsm puede ser, o es, en mi caso, considerado como ARTE.
Cada persona accede a este mundo por diversos caminos, no olvidemos
que aún vivimos  (En España) en un país retrógrado, víctima de
una dictadura que minimizó a la mujer a límites vergonzosos y desmesurados.
Ahora con un poco más de suerte, internet y las redes sociales nos acercan
más a conocer un poco todo esto, a veces para lo bueno y otras veces para
lo malo. Poco a poco vamos adentrándonos (siempre que nos atraiga) y vamos mejorando,
puliendo, adquiriendo una creatividad propia,
una personalidad basada en un sentimiento,
interpretando hasta casi la perfección este mundo. Eso es, sencillamente, ARTE.
Una vez adentrado el bdsm en el cine, la literatura, etc, podemos
también ejemplarizar por el trabajo, el esmero y la profesionalidad que un@ hace
a la hora de escribir un libro o dirigir una película, luego nos puede gustar o  no gustar, pero cuando se fusionan todos estos elementos, si, es ARTE.
Aunque siempre hay que diferenciar, desde mi punto de vista, de hablar de bdsm a utilizarlo,
el entendimiento es, o debería ser al menos un punto de partida, compresión y respeto.
Y para terminar cito esa gran fase de Auguste Rodin:

- El arte es siempre la gran verdad de la naturaleza vista a través del entendimiento humano -

martes, 18 de marzo de 2014

Formas de pensar


                    "En las cenizas del fracaso está la sabiduría"
                                          - Amaral -

jueves, 13 de marzo de 2014

Trastero


Éramos dos jóvenes con ansia de mordernos, devorarnos,
poseernos, multiplicar los gemidos uno encima de otro.
Éramos la misma persona...
Y este día había comenzado bastante caliente como casi todos,
bajo los dedos de un teléfono un mensaje tras otro mensaje
cargados de morbo, lujuria, dulzura y posesión.
Un cóctel que la mente transformaba en un arma bastante difícil de controlar.
Cuando quieres y deseas a una persona imaginando
que esto mismo no tiene fin,
es un sentimiento que ni siquiera el silencio, puede superar...

- ¿Tan caliente estas?

Le pregunté eso, a pesar de saber la respuesta, porque me encantaba
ese tipo de juego, donde la emoción pisaba a la verdad.

- Estoy que no puedo más, ya lo sabes...

Puse emoticonos en formo de dudas. A continuación me envió una
foto con las piernas abiertas y tenía puesto unas braguitas
de rayas blancas y negras empapadas por el calentón, debajo el texto:

- Ves, como me pones, así me pongo por ti.

La situación era un poco delicada porque era de día y
no teníamos ningún sitio donde ir...

- Tengo que hacer algo para solucionar esta situación. ¿No crees?

- Haz lo que quieras, pero ven y penétrame de una vez o deja que me masturbe...

Entre signos de exclamación puse...

- Jamás!!!! Y a deberías saber que no puedes hacerlo tu sola.

- Pues sólo se me ocurre una idea, ya que está mi padre aquí en casa,
  que nos subamos al trastero.

- ¿Al trastero? ¿¿Es grande?

- Si, es muy grande aunque está bastante lleno de cosas.

La idea no me llenaba del todo, nosotros necesitábamos un sitio
amplio, cómodo. Pero al final, llevado por la calentura,
cogí la moto y subí en tiempo record. Recuerdo que cuando paraba
en los semáforos y la moto sonaba menos, escuchaba los pitidos
de los mensajes del teléfono, víctima de su mojadura...

- No tardes, estoy tan tan deseosa de tenerte dentro...

Cuando llegué, como habíamos previsto, llamada perdida y me abrió el portal.
Subí en el ascensor y la idea, la situación me excitaba tanto que se me iba
poniendo dura.
Subí las últimas escaleras de acceso a los trasteros y el único que está abierto
era el de ella. Entré y efectivamente era un trastero enorme, como
una habitación pero tenía muchas cosas.
Sus ojos chispeaban delirantes de emoción,
con esa sonrisa  que dibujaba mi deseo victima de
la más absoluta perfección.
Me cogió la cara con sus dos manos y me besó con un ansia,
que ahora imposible de olvidar, aquí intento narrar...
Sus ojos consumían mi hambre por ella,
la melodía de sus párpados besaba mis ojos al mirarla,
al mirarla una y otra vez...

Estaba vestida con un pijama blanco de adornos juveniles
y me encantaba meter las manos por debajo y ver que efectivamente,
estaba muy muy caliente.
Así mismo de pie, se dio la vuelta, se agachó para apoyarse en una
de las cajas, se bajó el pijama y bragas y dijo entre jadeos...

- Fóllate lo que quieras de mi, SOY TUYA, pero hazlo por favor...

Su entrega, aunque no inédita, era el resultado del cariño,
de la ternura, de cientos de días y sensaciones,
de millones de minutos con su alma en mi pensamiento.
Estaba excitadísimo por aquel momento y decidí entrar
dentro de ella...

Puse la punta de mi polla durísima en su coño, sin meterla,
mientras con un dedo, recorría su espalda, desde su cuello
hasta donde yo estaba "jugando" a ponerla más cachonda, si cabía...
La metí dentro y prácticamente entró sola a
ritmo de un gran jadeo suyo...

- Ohhhhhh


sábado, 8 de marzo de 2014

Canción del esposo soldado



                He poblado tu vientre de amor y sementera, 
                he prolongado el eco de sangre a que respondo
                y espero sobre el surco como el arado espera:
                he llegado hasta el fondo.

                Morena de altas torres, alta luz y ojos altos,
                esposa de mi piel, gran trago de mi vida,
                tus pechos locos crecen hacia mí dando saltos
                de cierva concebida

                                 - Miguel Hernández - 

martes, 4 de marzo de 2014

Diario de un pervertido (Fiesta fin de curso)


Había acabado el curso y uno de mis mejores amigos
daba una fiesta celebración, donde acudiría gente
de todos los tipos, puesto que su casa era amplia
y el es muy natural y dicharachero.
Llegué de "punta en blanco" con un traje oscuro
y casi medio kilo de gomina para impresionar
al personal femenino, o al menos, intentarlo...
Efectivamente pude comprobar que la gente era de
todas las clases, a mi particularmente me da
igual que las chicas sean de un sitio u otro,
físicamente tampoco me importa mucho...
Esta noche mi objetivo es comúnmente como casi
todos los fines semana, meter la polla donde sea,
como sea y cueste lo que cueste, a ser posible,
sin pagar.
Estoy sentado casi en una esquina donde puedo
observar al gentío, hablando, bailando,
debajo de unos enormes ventiladores que casi van
a ritmo de la música.
Me dispongo a ponerme otra copa y cuando me levanto
veo que hay una barra pequeña a un lado, me acerco...

- Hola, ¿Cómo es que hay una barra si cada uno se sirve
  lo que quiera de las mesas?

- Yo estoy aquí para poner copas y hacer negocio.

- ¿Negocio? No entiendo, disculpa...

Se inclinó hacia mi, apartando dos vasos para decirme en voz baja:

- Tengo mujeres de incógnito aquí repartidas para el disfrute
de los hombres, guapos, educados e interesantes como tu.

He de reconocer que me sacó una enorme sonrisa y me quedé
con esa cara de gilipollas que a uno se le queda
cuando verdaderamente quiere decir algo para asombrar,
pero no sale nada...

- Por cierto, me llamo Karen, sonrió...

Karen era morena delgadita y alta y con un vestido de noche
negro  y unos zapatos de cielo altos, tenía su morbo.

- Yo es que no pago sabes, o no suelo pagar.

- ¿Y si va mal la noche?

Pues termino por pagar, dije carcajeando...

Por un momento pensé en preguntarle si ella también
se dejaría por dinero pero era un atrevimiento y un
riesgo que no estaba dispuesto a correr, la verdad,
no se me ocurría nada para saberlo. Efectivamente,
mi "víctima" de esa noche era ella, yo quería con Karen.

- Te has tomado muchas copas ya eh!

- Si, es que debo de preguntarte algo y necesito entonarme.

- ¿Tan juvenil eres?

- ¿Te gusta que así sea?

- A mi mientras me paguen, cada uno puede ser lo que quiera.

BINGO!!! La suerte estaba de mi lado, me había respondido
a mi cuestión sin haber preguntado nada.

- Karen, ¿Cuál es el precio?

- Eso depende de quien mande...

- ¿De quien mande? Explícame por favor.

- Es muy sencillo, si yo mando y tu eres mi sumiso
  son 50 €, si por el contrario tu eres el Amo
  y quieres que yo sea tu putita son 100 €.

Me ponían cachondo los dos roles, joder, que dilema!!!

- Karen, me tiro a lo barato que estoy desempleado!

- ¿Vas a estar a mis órdenes? ¿Estas seguro?

- Quiero que hagas conmigo lo que te de la gana...

Me miró amenazante murmurando...

- Cariño, somos esclavos de lo que decimos y dueños de lo que callamos,
  en media hora te espero en la habitación del fondo...

Decidí esperar dentro de la habitación con otra copa más.
Entró en el cuarto como un huracán y me vio sentado
en la cama...

- Donde están los 50 €, déjalos ahí encima de esa mesilla...

Obedecí casi con miedo, por la manera de decirlo,
como amenazante, impulsiva, enfadada, agresiva.
Me vendó los ojos y me dejó desnudo boca abajo
encima de la cama con las piernas abiertas,
no sé que pasaba, pero me excitaba muchísimo
la situación, la tenía dura y me molestaba
un poco estar así...
Me dio la vuelta y vio como estaba...

- Vaya. vaya, como estas ¿Eh? Esta polla necesita descargar...

Noté que metía su boca en mi polla y se la tragaba entera,
era una bestialidad que nunca había probado, la succión
era increíble, me entraron unas ganas enormes de correrme...

- Me corro ya karen, oh Dios...

Ella ni se movió prácticamente, no sacó la boca y siguió
chupando y tragándoselo todo, hasta la última gota.
Nunca sentí nada igual en mi vida..

- Muy bien, ahora me toca a mi cariño.

Noté que se levantaba de la cama y escuché la puerta.

- Pasar, ahí lo tenéis, mejor no le quitéis la venda,
  no se vaya a asustar, jajaja.

Eran dos chicos con acento africano, que me hicieron,
con tacto eso si, de todo...
No diré aquí si me gusto o no, cuando terminaron conmigo,
entro ella, se acercó, se sentó en la cama...

- Ves cariño, sabía que te iba a gustar,
  porque somos esclavos de lo que decimos
  y dueños de lo que callamos...


domingo, 2 de marzo de 2014

Chupón

Johnny llega a su casa de madrugada consciente de que la querida le ha dado un chupón, en el cuello. Cuando está pensando que excusa darle a su mujer, el perro viene a recibirlo ladrando alegremente. Al tipo se le prende la bombilla y grita:
- MARIANA, llama a este perro!
La mujer sale medio dormida del cuarto:
- Que pasa Johnny?
- Este perro tuyo! Tan pronto entré se me tiró al cuello y mira que chupón me ha dejado marcado.
La mujer le mira el chupón y dice:
- No te preocupes por eso! Si vieras como me tiene a mi la espalda de chupones igualitos a ese!