domingo, 15 de noviembre de 2015

El piso (II)

.....Con el pantalón desabrochado se sentó encima de mi, me miraba con los ojos brillantes, con esos ojos tan centelleantes, que no existían palabras que hiciesen justicia a tanta belleza.
Yo estaba semi tumbado y me besaba con ansia, con ese ansia de querer devorar a una persona hasta hacerla explotar de placer.
Su cintura comenzó a rozarse entre mis piernas, con uno de esos ritmos en los que se paraba el mundo y no existía nada más. Me encantaba esa tímida provocación de su cuerpo amenazando lo que quedaba o no quedaba por venir. Recuerdo que en alguna ocasión me dijo, lo mucho, muchísimo que le excitaba no saber que iba a pasar.
Se incorporó hacia delante, le besé el cuello, mis manos ahora, acariciaban la cadera de terciopelo que suavemente, conducía por la carretera de mi sexo, mientras me susurraba al oído...

- ¿Sabes que me vuelves loca? ¿Lo sabes?

Yo me limitaba a escuchar esas palabras y sentir su cuerpo retar al mío. Era un viaje por el sendero de nuestra conciencia y satisfacción. Olia a ternura, olia a Ángel...

Cada beso suyo era una curva en la justa dirección.

Cada caricia mía en su corto pelo, era un estímulo para el sentimiento ganador.

Cada gesto que provenía de sus sonrisa explotaba mi felicidad.

Cada susurro de su boca era un grito que mi interior decía: "Más" Cada vez que sus manos apretaban mis manos, era la notable elegancia entre dos almas.

Se quitó ese tejano azul con adornos florales en los bolsillos posteriores y se tumbó boca arriba para mi atrevimiento visual. Besé sus pechos por escasos segundos, besé su boca incendiada, besé su cintura, sus piernas...

Con mi lengua recorrí cada parte de su sexo, los gemidos eran como un aullido de socorro, de no poder más, eso me gustaba, me encantaba que sufriera así, sabiendo que no podía llegar a ningún sitio sin permiso...
Me metí dentro de ella a la vez que su voz rodeada de fuego susurraba....
- Dios!!!!!!!!
Y así. nombrando a un ser desconocido, conocimos eso que llaman el Eden.





-Si no recuerdas la más ligera locura en que el amor te hizo caer, no has amado -

(William Shakespeare)






12 comentarios:

  1. Han conocido e verdadero Eden.....
    Una bella história....muy bien escrita!!!!
    Como se fuera una fotografia...!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es amigo, lo has descrito muy bien.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Bellas locuras las del amor, Amow.
    Te aseguro que hoy, no sé por qué, me he sentido Eva o, más bien, Lilith.

    Besos de Pecado, querido loco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues siendo Lunes, afortunada eres!
      Besos, loquita.

      Eliminar
  3. un edén maravilloso.....
    besos gominolo!! ;))

    ResponderEliminar
  4. Con todo lujo de detalles nos introducimos en la historia, formamos parte de sus protagonistas, y al tiempo llegamos como ellos hasta el edén.
    Muy lograda toda la escena y la verosimilitud de los hechos.
    Besos
    Puri

    ResponderEliminar
  5. El mejor lugar en el que quedarse, el eden :-))
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Un texto cargado de sensaciones y tactos. Y muy bonito.

    Besos

    ResponderEliminar