viernes, 22 de enero de 2016

Delirios de un veinteañero

Después de una fiesta, de esas, hasta el amanecer, mis ojos drogados,  enturbiados de alcohol y algo más, se fijaron en una "chica de la calle". A esas horas de la mañana, su rostro frío y una mini falda azul, sonreían entre destellos de sueño y compasión. Nunca jamás en la vida he estado con una prostituta, no por nada en especial, quizás por falta de morbo. El pensar, que una mujer gime a razón de los billetes que le des, no es lo mío...
Me detuve ante ella y le pregunté que si tenía mucho frío:
- Quítamelo tu cariño, por 50€ soy tuya.
Seguí caminando, y algo, no sé el que, me hizo vibrar y dar media vuelta...
Dada mi condición de dominador, a pesar de mi juventud, le dije que debería hacer todo lo que yo le pidiera, a lo que accedió fácilmente.
Después de una breve conversación, ya en mi casa, mientras se desnudaba, me di cuenta de que tenía un cuerpo sumamente atractivo, esbelto, delgado y muy cuidado. Me dio la espalda y también pude apreciar que tenía un culo casi perfecto para azotar...
- ¿Cómo quieres que me ponga? Ironizó sonriente...
Yo mentalmente me debatía entre mis ganas de penetrar a una chica tan bella o jugármela y sacar mi paleta de Spanking,. La verdad, nunca he sido una persona con mucha suerte, así que decidí no correr un riesgo innecesario.
Se puso de rodillas ante mi y le coloqué las manos en la espalda, como si estuviera atada. Abrió la boca como queriendo comerse "el mundo". El resultado de aquella succión y esa lengua devorando mi pollas fue muy satisfactorio, primaba la experiencia y aún más, mis ganas...




De pie, de espaldas a mi e inclinándose un poco y apoyando sus manos en la pared,  comencé a meter mi verga en su coño mojado, entraba y salía con una facilidad increíble...
- Por favor... Fóllame fuerte... Quiero me folles fuerte... balbuceaba entre gemidos.
Yo estaba totalmente excitado escuchando esos casi gritos y metiendo ya, mi polla en su excitante culo. Estaba totalmente entregada, rendida ante mi satisfacción.
Nos sentamos en el sofá y reclinándome hacía atrás, se sentó encima de mi, casi impidiéndome hacer nada, me follaba con una agresividad propia de una bestia infinita.




Totalmente desatada se corrió de nuevo entre alocados movimientos arriba y abajo, al mismo tiempo que yo, totalmente rendido ante su mandato, descargué todo aquello que llevaba dentro desde días atrás, sin acordarme, en ningún momento, en los 50€ que le había pagado, justo antes de entrar en mi casa.

22 comentarios:

  1. Creo que el dinero fue lo de menos... el resultado fue... más que satisfactorio, por lo que leo.

    Mil besitos, Amowhor.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, la satisfacción recibida sí que puede hacer olvidar esos 50 euros, ¿no crees? Han sido acmortizados con creces para deleite de tus sentidos.

    Besos de Pecado. Grandes.
    Buen finde, cielete ;-)

    ResponderEliminar
  3. y esas fiestas donde dices que son??
    yo llevo una temporada curiosa... jajajajaja
    besos gominolo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jijiji, esas las hay en todos los sitios.
      Besitos.

      Eliminar
  4. En según qué situaciones la memoria es muy frágil.

    ResponderEliminar
  5. Amowhor.... ua bella crónica social.... un cuentto de seo fuerte y real.
    Y que fué placentero.....mismo que haya una cierta cantidad de dinero...
    Lo que menos importa....

    ResponderEliminar
  6. Me desconcierta este chico, se lo monta de miedo con la chica y luego piensa en los 50 euros.Cosas de la adolescencia.
    Besos.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fué en contra de sus principios, por eso, luego se acuerda del dinero.
      Besos, Puri.

      Eliminar
  7. Placentera experiencia, en la que la mente viaja por otros caminos más..."carnales" que el dinero… ;-)

    Bsoss y feliz finde!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y más satisfactorios, ahora que lo pienso, ¿Qué te puede dar más placer con 50€? Quizás nada...
      Feliz finde, guapa.

      Eliminar
  8. Y que son 50 euros para el protagonista cuando al final se sintió tan aliviado, vaciado y calmo, buscaba descargar, buscaba calmar el deseo y eso obtuvo.
    Tiempo sin venir AmoW... un placer leerte siempre...
    Besines...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El placer de tu visita, es mío. Besos, buen finde.

      Eliminar
  9. Es curioso cómo a veces las ganas hacen olvidar los motivos...y como el dinero pasa a un segundo plano frente al deseo...
    un besote amowhor!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, eso es lo que trato de mostrar en este mini relato.
      Muchos besos :)

      Eliminar
  10. Posiblemente vuestros cuerpos llegaron a un entendimiento tal, que ella celebro el buen negocio que hizo. tu le pagaste y ella a ti no y tambien te disfruto.
    ¡Delicioso!

    ResponderEliminar
  11. Hay veces que la conexión existe incluso por encima del dinero

    Besos:4

    ResponderEliminar