domingo, 13 de marzo de 2016

El cetro de Ottokar II


Esta es la historia de dos estrellas que trataron de experimentar,
 este es el sabor de una botella inacabada,
  entre aquellos besos de aroma inefable,
   entre aquel olor a bejeque y azahar,
    ¿Recuerdas aquel día que nuestros cuerpos
     se desvistieron hasta no poder respirar?
      El hallazgo de tu sonrisa,
       el nuevo cetro de Ottokar,
        besando y conquistando la sed de tu alma,
         tu jugabas a ser mi puerto y yo me recreaba siendo el capitán.
          Fumando el rezumo de los ojos y la nostalgia,
           ya, tan habitual,
            salto, grito y bailo aquella canción.... "Peter Pan"

           Mientras tu lejanía germina
          en la agresiva forma de pasar los días,
         la guerra inmadura de un frío amanecer,
        la dulzura y simpatía de tus ojos seduciendo
       mi inexplicable forma de soñar,
      ¿Recuerdas cuando éramos un barco
     a la deriva, queriendo a cualquier precio navegar?
    Mi poder, tu libertad,
   el último hombre en la tierra
  empuña sus irónicas armas,  junto al cetro de Ottokar.



16 comentarios:

  1. Una história bién "celta".... que puede ser pasada en la película HARRY POTTER...

    ResponderEliminar
  2. ¡Caramaba! Perderme en tus letras mil veces on centro o sin él, pero un auténtico placer. Un mundo lleno de metáforas que describen sensaciones que una bebe sin pensar que sea agua salada.

    Un beso enorme, corazón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me sacas los colores, cielete!
      Muchos besos.

      Eliminar
  3. Muy bonita composición poética, con ese cetro de Otokkar como eje central del cual deriva el resto de la sensualidad que derrocha por las esquinas.
    Interesante,y atrayente ese cetro.
    Besos y buen Domingo.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Puri, así da gusto! Buen finde :)

      Eliminar
  4. Te he releído y en cada ocasión encuentro algo que me gusta más hasta llegar al conjunto de toda la historia... ha sido un lujo para esta tarde de domingo.

    Mil besitos, Amowhor.

    ResponderEliminar
  5. yo ya no quiero ser el barco de nadie, ni deseo capitán... solo quiero ser yo misma, aunque navegue a la deriva...
    besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A la deriva sólo estamos los feos!
      Besos, gominola.

      Eliminar
  6. Preciosos versos!! Bella oda a esa complicidad con el cetro… Me ha encantado

    Mil Bsoss y feliz semana!!

    ResponderEliminar
  7. te leo
    escucho tu musica
    y en silencio

    disfruto el momento

    ResponderEliminar