lunes, 26 de diciembre de 2016

La sonrisa de Ícaro


Ícaro sonreía, en aquel verano tan amable y tan extraño, sabía que oler nubes era una promesa singular. Un secreto a voces en Creta, el lugar donde ella soñaba con un campesino un tanto perverso. Bajo un sol de tímido atardecer veraniego, Ícaro juro que jamás se iría sin ella, del norte de sus ojos, del sur de su alma, del este de su sonrisa, del oeste de su infinito...

11 comentarios:

  1. Uf.... En este caso es breve... pero intenso. Me gusta mucho lo que has escrito.

    Besos :)

    ResponderEliminar
  2. Really nice.
    I've tried similar lighting in the studio, but
    none as good as this one.
    Love it.
    xx

    ResponderEliminar
  3. De ella y de sus puntos cardinales.
    Una historia muy bonita, Amowhor.

    Mil besitos.

    ResponderEliminar
  4. De esos cuatro puntos cardinales es difícil escaparse, feliz ella de ser perseguida hasta el infinito
    Besos Amowhor.
    Puri

    ResponderEliminar
  5. "Juró que jamás se iría sin ella" :P he ahí la clave.
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  6. Me gusta su rosa de los vientos...
    Dos besos mas

    ResponderEliminar