domingo, 19 de febrero de 2017

La pecera roja





Una noche clara y fría,
el deseo apuntando alto,
febrero es un suspiro que vaga caminando,
manos frías y corazón ardiente,
exagerada la luna sonriente, observando...

Mis ojos hambrientos, tu pelo rojo...
Braguitas blancas y tus besos sabor a menta.

- ¿Eres obediente? ¿Cuánto del 1 al 10?
Sin apenas dejar que yo acabase de formular la pregunta, ella respondió:
- 10!

Apoyé mi cabeza en su pecho y se mezclo el deseo con una sensación
de paz y cariño, de sueños y mares, de sonrisas cómplices adornadas
por un cantábrico enfadado, 
testigo en primera fila de lo que allí estaba pasando.

Besé su boca mientras comprobé que había sido fiel,
esa fidelidad de la que muchas veces los humanos presumimos y no cumplimos.
A veces la mente nos hace viajar a lugares mágicos, este fue uno de ellos...

Acaricié lentamentamente entre sus piernas el cumplimiento de una semana acalorada,
vaqueros rotos y una pecera del color de tu boca,
diamantes efímeros  y una sensación insuperable de sometimiento inaugural,
como antes lo habíamos imaginado,
dibujando entre ilusiones la austera e inquieta realidad.

Besé su cuello y sentí la súplica de su conciencia...

- Quiero correrme, por favor, estoy sufriendo.

Con tu cuerpo y el mundo a mis pies,
me adentré en la humedad de tu piel esta vez,
salpicando profundidades de calma y excitación.
Tu espalda me habla sin esperanza,
se apaga la luz que nos rodea
y se detiene el lugar a donde vamos,
donde no exiten horas ni siquiera minutos,
sostenidos por cuatro ruedas,
explotamos juntos hasta perdernos en un mundo, nuestro mundo.

16 comentarios:

  1. Has descrito de una manera verdaderamente exquisita, ese instante… Me encantó, querido amigo…

    Bsoss enormes, y feliz domingo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por leerme y por tus halagos.
      Besos, feliz semana :)

      Eliminar
  2. Me ha recordado al deseo de dos adolescentes... Jugando al amor.
    Me ha gustado mucho, Amowhor.

    Mil besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene parte de ello, cierto Auroratris.
      Muchos besos!

      Eliminar
  3. Describes las cosas, los momentos, las situaciones... que te puedo asegurar que acaricias... y haces vibrar... Deja ese buen sabor de boca perdurable.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, me alegra y me anima, viniendo de ti.
      Besos, cielete.

      Eliminar
  4. Cuando entre dos nace y crece el deseo de sentirse, de tenerse, no hay sitio ni tiempo, todo es ahora, todo es ese instante.

    Tentadores besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y hay que aprovecharlo al máximo, no cabe duda.
      Besos :)

      Eliminar
  5. dos puntos:
    1- soy obediente un 0
    2- hay sufrimientos muy placenteros...
    #ahilodejo besos gominolo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me quedo con el punto 2. Jajaja.
      Besos, gominola.

      Eliminar
  6. Uhmm, ese 10 de obediencia es mu alto eh... jeje. Yo trato de ir al camino...
    Y nada mejor como la súplica :P buen poema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues he de decirte, que al final, después de lo visto, fue una nota alta, pero no un 10. Aún así, todo es mejorable cuando la voluntad sale del alma...
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Leer esta entrada suya, me hace viajar por senderos que ya he recorrido convencida de estar justo en camino correcto, para todos los que sentimos la sumisión y la dominación como un acto de renuncia,entrega y obediencia, puntuar resulta complejo, mis respetos y un saludo desde mi perversa orilla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final, es un entramado de la mente, que a tod@s, nos hace sentir cosas por dentro, esas cosas que otros llaman Bdsm, para nosotros es algo más. La magia de vivirlo es un viaje alucinante.
      Saludos.

      Eliminar
  8. Hola Amowhor!!!!
    Me gusta cómo escribe, cómo se recrea, no sólo en la situación sino en todo lo que acompaña al momento.
    Le sigo, con su permiso.
    Saludos!!

    ResponderEliminar