miércoles, 7 de febrero de 2018

Bhikkhu

A veces hay conversaciones que te hacen pensar, y pensar mucho.
Una vez, cierta  persona me dijo: Tu cabeza no descansa nunca,
siempre revolotea y revolotea para aterrizar en ningún sitio.
Ahora estoy meditando dos opciones, hacerme Bhikkhu (monje Budista) o apuntarme a clases de yoga.


8 comentarios:

  1. No sabría decirte...
    Eso sí, al menos te dejo un beso.

    ResponderEliminar
  2. No se dejar la mente en blanco, aunque tampoco esta ocupada en temas interesantes. ¿Te puedes hacer tres días a la semana Bhikkhu ir a yoga otros tres y el otro dedicarlo al blog?
    Abrazuco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues tomo nota, una buena opción!
      Abrazucos.

      Eliminar
  3. Optaría por el yoga, lo de monje budista es un poco radical! :)
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Eso de retirarse del todo, no sé yo… Mejor compaginas el Yoga, con tus quehaceres habituales… Bueno, es solo mi opinión; a mí me sucede algo parecido, mi mente no descansa ni sobre la almohada, siempre en constante centrifugado… Pero qué le voy a hacer, si en el fondo disfruto como una enana jajaja

    Bueno, no divago más, y te dejo Bsoss y abrazos, mi querido amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que el no poder dejar la mente en blanco forma parte de cada persona, de cada mente...
      Besazos, Ginebra.

      Eliminar