sábado, 17 de marzo de 2018

Perte Pan (La huida)




Ella decía, quiero ser una niña buena,
ella decía, quiero ser tu niña buena,
ella susurraba en el mar inerte y profundo,
necesito esa sensación de abrazarte y no soltarte jamás.
Ella no sabía que sus besos hacían callar el mundo,
ella ignoraba que su cariño encerraba en mi,
la dependencia de su cuerpo, rojo atardecer,
cinturón de naufragio, ángel caído que escondía un fin,
en la proa de un barco nocturno, soñar a ganar y perder,
yo quiero ser Peter Pan y no crecer, contigo no crecer...
Ella herméticamente y cerrando los ojos, dijo "Vámonos",
después de haber rezado a un Dios inexistente,
yo, entre latidos de emoción, viajé al éxtasis abrasador.
Carcelero de esta puta espera, delirios de humo espeso,
fumo en la playa de Tazacorte,
mientras oscurece sin tu sangre rozando mi sangre,
primavera que exprime el tacto de tus manos rozando mis manos,
junto a un murmullo que enloquece el alma:
Yo soy tu puta, yo soy zorra, yo soy tu perra.
Ella enciende una vela ignorando las estrellas,
respuestas inquietas que fallecen en la noche más clara
que nadie pueda imaginar.
Universo vacío y presente, jodidamente la conciencia maltrata el reloj,
cielo apacible, necesito un mensaje de rumor sonoro e inmediato,
todavía soy un animal sin crédito y solución,
vivir sin tus caricias es un dolor y maltrato.
Ella bebía nuestra vida entre gemidos de satisfacción,
montañas de ilusión, ojos que atrapan esa constancia imperial,
donde para bien o para mal,
susurrabas. . . "No te vayas más"
Ella moría lentamente sonriendo, sabiendo que ya era el final.



Un día llega a mí la calma, mi Peter Pan hoy amenaza, aquí hay poco que hacer.
Me siento como en otra plaza, en la de estar solito en casa, será culpa de tu piel.
Será que me habré hecho mayor, que algo nuevo ha tocado este botón para que Peter se largue.
Y tal vez viva ahora mejor, más agusto y más tranquilo en mi interior.
Que Campanilla te cuide y te guarde...

A veces gritas desde el cielo queriendo destrozar mi calma.
Vas persiguiendo como un trueno para darme ese relámpago azul.
Ahora me gritas desde el cielo pero te encuentras con mi alma.
Conmigo ya no intentes nada, parece que el amor me calma, me calma...
Si te llevas mi niñez, llevate la parte que me sobre a mí.
Si te marchas viviré con la paz que necesito y tanto ansié.

Pasó un buen día junto a mí, parecía que quería quedarse aquí, no había manera de echarle.
Si Peter no se quiere ir, la soledad después querrá vivir en mí, la vida tiene sus fases, sus fases...

A veces gritas desde el cielo queriendo destrozar mi calma.
Vas persiguiendo como un trueno para darme ese relámpago azul.
Ahora me gritas desde el cielo pero te encuentras con mi alma.
Conmigo ya no intentes nada, parece que el amor me calma...

Y a veces gritas desde el cielo queriendo destrozar mi calma.
Vas persiguiendo como un trueno para darme ese relámpago azul.
Ahora me gritas desde el cielo pero te encuentras con mi alma.
Conmigo ya no intentes nada, parece que el amor me calma, me calma...
Cuando te marches creceré, recorriendo tantas partes que olvidé.
Llegó mi tiempo, ya lo ves, tengo paz y es el momento de crecer.
Si te marchas viviré con la paz que necesito y tanto ansié.

Espero que no vuelva más, que se quede tranquilito como está, que él ya tuvo bastante.
Fue un tiempo para no olvidar, la zona mala quiere ahora descansar.
Que Campanilla te cuide... y te guarde.







14 comentarios:

  1. No sé bien qué decir salvo disfrutar de la melancolía y amor de tus letras y lo, demás, lo dejo a los dioses del Sino.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  2. No es un cuento, y la continuación, yo he leído un texto de pensamientos volando sin levantar los pies del suelo. James Matthew Barrie, luego Sir, te habría comprado la narración. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues una pena, está venta, jajaja.
      Abrazucos.

      Eliminar
  3. Una história que me pidió un dicionário...tantas palabras y expressionaes que pasé a conocer desde ahora.
    Pero el complejo de Peter Pan (revea el título del post!!!) es cosa seria... nadie quiere crecer...incluso yo no quería.....
    Un gran abrazo amigo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero todos crecemos, contra eso nada podemos hacer.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Como confesiones en plena danza... declaraciones que dejan ese sabor a "no te vayas y si lo hace llévame contigo"... a no quiero saber del mañana... y disfrutar del "juego nuestro"...

    Un verdadero placer leerte, amigo Amowhor.

    Mil besitos para tu tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Auroratris, en realidad no le importa el mañana, y es una buena táctica.
      Besazo.

      Eliminar
  5. Te leía y recordaba la canción EL PATIO (de Pablo López) donde habla también de la infancia desde un lugar quizás más dramático,pero,igualmente potente. Como me pasó con tu texto, emoción y disfrute,como dice Mag.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La infancia es el salto a todo lo que nos viene después, estoy seguro de ello. Somos grabadoras que luego expulsamos lo vivido y lo sentido.
      Besos.

      Eliminar
  6. Emociones que laten y (se) declaran, cual bonita letra de una canción…

    Todos somos un poquito Peter Pan… Quizá más, de lo que la realidad nos permite…

    Un placer, mi querido amigo.

    Bsoss enormes, y feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, Ginebra, todos tenemos un trozito de Peter Pan dentro de nosotros, y creo que es muy positivo.
      Muchos besos.

      Eliminar
  7. un escrito maravilloso. ..
    yo tampoco quise ser grande y seguir viviendo "aquella" historia
    besos gominolo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero el tiempo pasa para todos :(
      Besazo.

      Eliminar