viernes, 20 de abril de 2018

Los masoquistas III


Más allá, de una voz invisible y una fracción de segundo,
donde se consume la ambición de tocar tus ojos,
bañados por la sal que escuece un sueño futuro.
Mientras yo te pregunto ¿Qué hago contigo?
Rouse y Jack te incomodan junto a la terapia de respirar profundo
y ser exclusivamente mía.
Más allá, de un susurro que recorre una conversación nocturna,
en el espejo de un latido, que vaga por la corriente de un mar,
un mar tan espectacular, donde nadan desnudas las almas inconscientes.
Mientras yo me pregunto ¿Estás ahora en el mismo lugar?
Más allá de ser la chica de ayer,
cubro tus palabras agitadas con un frío trago de vodka azul,
ser el primer rayo de sol de tu amanecer.
Volar entre vientos y murmullos en madrugadas ascendentes,
de deseos y silencios,
de esperanzas que golpean el pensamiento como una sonrisa que hace enloquecer,
un vaso de arco iris, una tregua compartida, una complicidad y un juramento.
Más allá de reflejar tu tímido cariño y poner mi mundo al revés,
busco la espiral de poder gritar tu nombre
y endeudarme aún más, sin saber a que huele ese polvo de alturas,
mientras, en honor a la verdad,
cada detalle de tus frases me hacen volver a nadar,
nadar y beber, beber y nadar, sólo con nuestra propia intensidad.



4 comentarios:

  1. Con intensidad, amamos, elucubramos y vemos la vida por pedazos pero intensamente. Un deleite leerte. Abrazucos

    ResponderEliminar
  2. Y mientras tanto... corre la vida.

    Es precioso, amigo Amowhor.

    Mil besitos y feliz finde.

    ResponderEliminar