domingo, 22 de abril de 2018

Mi primera cana





Noah se despertó una mañana, una de esas mañanas que todo era normal.
Hacía sol, un sol de abril de los que hacen sonreír.
Tomó su dosis diaria de cafeína, encendió un cigarrillo y comenzó a sentir
una sensación de agradecimiento.
Frente al espejo, se cepilla los dientes y de repente. . . 
Oh Dios! Una cana. ¿Tengo una cana? Si, tengo una cana.
Maldita sea! No puedo creerlo!
Semi gritaba con los ojos agrietados ante la sorpresa inesperada.
A punto de cumplir sus 26 primaveras, ese día que se prometía radiante y feliz,
se convirtió en una vejez adelantada.
No supo reaccionar ante tal adelanto del tiempo.
No cesaba de mirar totalmente incrédula frente a aquel maldito espejo,
que le había maltratado una juventud llena de sueños.
Noah respira profundamente e intenta disminuir esa horrible fusión
de creer ser una niña y tener una cana en su pelo negro azabache;
Pero, desgraciadamente, era real, la cana estaba ahí y prometía
sentarse a esperar a que sus hermanas se juntasen para hacer la fiesta canosa
que a Noah tanto le irritaba.
Decidió comprar un tinte y borrar las huellas del tiempo, aunque fuera temporalmente.
Y esta es la historia de su primera cana.
Recuerda como decía Enrique Urquijo. . . 
"No creo que pasa nada, de otras peores salí"

12 comentarios:

  1. Muy buen relato, amigo Amowhor... yo a la aplicación del tinte le llamo: "voy a quitar el exceso de experiencia"

    Mil besitos y muy feliz inicio de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, muy bien denominado Auroratris.
      Besazos.

      Eliminar
  2. Ajajajj muy bueno! (Aunque yo me habría arrancado la cana la verdad!) ajajjjj so pena de que por cada cana arrancada me salgan siete! (aunque ya eso para mi es misión imposible! )
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que mi primera cana también me la arranqué, por rabia, jajaja.
      Saludos.

      Eliminar
  3. jajaja, a no preocuparse, con la segunda no armarás tanto revuelo y con las demás las verás maravillosas, jejejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay gente canosa muy atractiva, pero la protagonista de esta historia tiene aún 25 años y le está costando asumirlo..

      Eliminar
  4. hace 23 años murió mi hermana Raquel, al mes, tenía las sienes canosas...
    y el tinte viene de maravilla!!! jajajaja
    besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Morenaza y guapa eres, y como dices últimamente por otro sitio... "Gordita feliz". Sentirse bien es lo más importante, te lo dice otro "gordito feliz".
      Besazos.

      Eliminar
  5. Nada, es solo al principio, después ya se acostumbra una a la fiesta, jajaja

    Muy bueno, querido amigo...

    Bsoss miles, y feliz noche!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo hace años que bailo en esa fiesta y eso que pelo que ya me queda muy poquito, jajaja.
      Besos Ginebra.

      Eliminar
  6. Mejor no preocuparse ,... muy bueno.

    ResponderEliminar